¿Mejora la marihuana las relaciones sexuales?

Lo has oído decir o conoces a alguien que la consume, de forma habitual o esporádica, pero que te ha comentado que, cuando se fuma un porrito, el sexo después es mejor que si no lo hubiera consumido previamente. ¿Cuánto hay de verdad en esto? ¿es verdad que el cannabis le sienta bien al sexo o hay algún peaje posterior que no te comentan y que deberías tener en cuenta porque, como bien se dice, luego viene Paco con las rebajas…?
Nada mejor, para salir de dudas, que acudir a expertos para dilucidar esta cuestión. En este caso hablamos con la sexóloga Núria Jorba, y esto es lo que nos dice al respecto:

Lo del maridaje de cannabis y sexualidad no es nuevo, esta unión se conoce desde la antigüedad, pero tiene sus pros y sus contras. ¿Cuáles son las ventajas? “La marihuana tiene fama de mejorar la calidad de las relaciones sexuales, en concreto, mejora la desinhibición, el tiempo de erección, favorece el deseo y en definitiva, potencia las sensaciones. Los expertos coinciden en todos estos beneficios y lo comparan con los efectos del alcohol que, ojo, en pequeñas dosis, puede ser desinhibidor”, comenta Jorba.

En concreto es el tetrahydrocannabinol (THC) presente en esta planta lo que estimula la liberación de dopamina (hormona de la felicidad) y anandamida (que genera sensación de paz y felicidad). Con este cóctel en nuestro interior no es de extrañar que aumente el placer sexual y se potencien las sensaciones.

condom marijuana
Jorba aporta información de campo: “Muchas mujeres que lo han probado me comentan en consulta que les ayuda a desconectar, a dejarse llevar y por tanto, a conseguir que la sexualidad sea más placentera, ya que consigue eliminar la ansiedad anticipatoria que a veces aparece antes de una relación sexual”, continúa.

Pero cuidado con el dejarse llevar según qué circunstancias

Y todo esto suena la mar de positivo, pero hay peros: uno de ellos, el tentador “dejarse llevar” que es muy saludable en el sexo pero que también puede ser negativo: “Ya que podemos favorecer prácticas de riesgo o poner menos límites a determinadas prácticas”, comenta. Ahí vendría un primer peligro.
Pero hay más desventajas: en los hombres, el cannabis tiene efectos secundarios en el sexo, así, empeoraría la calidad del esperma y favorecería la pérdida de la erección. ¿Y en las mujeres? “En muchas produce sequedad vaginal”, explica Jorba.

Entonces, ¿qué conclusión extraemos? “La consumición esporádica no tiene por qué ser negativa, el problema aparece si se da una dependencia y la necesidad de tomar marihuana para poder tener una relación satisfactoria, es decir, saber dejarnos llevar (pero que lo provoque una sustancia), saber disfrutar, comunicarnos con el otro..”, finaliza.

Así que ya sabes, la clave estaría en la cantidad, ya que los cannabinoides (como el alcohol), poseen el llamado efecto bimodal: o sea, si te pasas en las dosis consumidas produce el efecto totalmente contrario. Un uso abusivo y continuado empeoraría la experiencia sexual. Y tampoco puedes olvidar que los efectos del cannabis varían de una variedad a otra y mucho más importante, también de una persona a otra.

Click aquí para cancelar la respuesta.