Me duele... ¿sabías que el sexo puede ser tu mejor ibuprofeno?

“Me duele la cabeza”. Así he amanecido esta mañana. Esa jaqueca persistente que me acompaña desde hace tres días. Te miro y duermes plácidamente a mi lado. Debería levantarme y tomarme una pastilla. Abrazo tu cuerpo por la espalda y remoloneo.

“Me duele la cabeza”: frase número uno en el ranking de excusas para no tener sexo. Giras tu cuerpo hacia mí, ahora eres tú el que me abrazas. Te noto excitado y me planteo seriamente, cambiar esa pastilla por un encuentro entre nuestros cuerpos.

El sexo está seriamente reconocido como un remedio que puede aliviar parcial o totalmente las migrañas más comunes. Durante la actividad sexual liberamos endorfinas, que no deja de ser un analgésico natural que segrega nuestro cuerpo, nuestro sistema nervioso central.

Estas maravillosas criaturitas llamadas endorfinas, pueden reducir e incluso eliminar el dolor físico, cualquiera que sea su origen.

No es sólo placer, el Sexo es medicinal y está probado que mejora nuestra salud en general.

Aumenta nuestras defensas y el sistema inmune

Tener sexo dos veces por semana aumenta las defensas, nuestro sistema inmune y la presión arterial. Esto significa que tendrás más anticuerpos y te vas a constipar menos, sólo por eso, merece la pena intentarlo ¿no?

Close up image of woman drinking round white pill

Mejora los niveles de ansiedad, es anti estrés, e incrementa la autoestima. Durante el acto sexual, el cerebro produce serotonina en gran cantidad, lo que reduce la tensión nerviosa, relaja. En días bajos, en los que estemos un poco deprimidos, nos hará sentirnos deseados, nos subirá la autoestima y por ende, vamos a estar más felices.

¿Te parece poco?

Más.
Aumenta la libido. Sí, esto que parece de Perogrullo, no lo es. Cuanto más sexo practiques, más aumentarán tus ganas y deseo, y cada vez lo harás mejor. ¿La práctica hace maestro?, ¡pues a entrenar!

Ayuda a prevenir el cáncer. Tanto para los hombres como para las mujeres. Ellos tienen menos probabilidad de desarrollar cáncer de próstata; eyacular varias veces por semana es preventivo. A nosotras, nos ayuda a fortalecer el suelo pélvico, ese que tantas veces nos da guerra. Cada acto sexual fortifica diversos grupos óseos y musculares, especialmente los de la pelvis, trabajarlos a golpe de orgasmo, no suena como el peor de los ejercicios. Y como todo ejercicio físico: Adelgaza. Sí, y lo sabes. No digo que dejes el running o tus tablas del gimnasio, pero compleméntalas con posturas innovadoras y porque no, un poco exigentes.

Además vas a sudar y al sudar eliminas toxinas. La secreción de agua hidrata nuestra piel y al estimular con el ejercicio la circulación sanguínea, reducimos la tan odiada celulitis. Recordad, que después de un buen orgasmo, nuestra piel brilla como con las mejores cremas antiedad y nos sentimos mucho más guapos.

Me imagino abandonando las posturas más comunes, y empiezo a ser creativa. Por mi cabeza revolotea esa canción de Izal… “Usaré cada segundo que pase para poner a prueba nuestras capacidades corporales…”. Y más tarde abandonarnos en los brazos de Morfeo. Hacer el amor, favorece conciliar el sueño, ya que nuestro libera la hormona prolactina, directa responsable de la relajación y la somnolencia.

 ¿Y si en vez de tomar la pastilla te despierto?

Has metido la nariz entre mi pelo, tu respiración me eriza la piel del cuello y percibo que estás despabilado.

– Me duele la cabeza -menciono. Sonríes y comienzas a besarme.
– Como bien sabes -susurras-, yo soy tu mejor ibuprofeno.

Click aquí para cancelar la respuesta.