Manual de instrucciones para salir con un heterocurioso

Heterocurioso o heteroflexible. Seguro que te suenan cualquiera de estos dos términos. Puede que los hayas visto escritos en la descripción de más de un perfil de Grindr. Chicos heterosexuales que quieren probar el sexo con otros hombres o que, simplemente, ya lo han hecho y les gusta repetir de vez en cuando. Aunque mantienen o mantendrían relaciones ocasionales con otros hombres, no se consideran bisexuales ni gays.

Al ser un tema del que se habla muy poco, hay hombres homosexuales que se lo piensan dos veces a la hora de mantener relaciones sexuales o afectivas con heterocuriosos. El desconocimiento sobre el término, sumado a no saber cómo actuar, pueden ser dos de las principales preocupaciones a la hora de lanzarse a tener a una relación con un heteroflexible.

En la escala Kinsey se halla la mejor explicación al concepto. Y es que, aunque una persona se considere heterosexual, puede sentir atracción por alguien de su mismo sexo, pudiendo llegar a tener relaciones sexuales esporádicas e incluso afectivas sin ser gay. Si quieres estar preparado para saber cómo actuar si te surge alguna cita con un heteroflexible, no te pierdas las siguientes recomendaciones.

No le agobies con preguntas

El saber no ocupa lugar y tú eres una mente inquieta que quiere aprender más y más. Eso está muy bien, pero puede que hacerle un interrogatorio de una hora a tu chico heterocurioso sobre su sexualidad le haga salir corriendo.

Lo mejor es que actúes de forma natural. Es normal que tengas dudas y que quieras saber más sobre su opción sexual, así que, si se siente cómodo con el tema, hazle las preguntas que tengas con total confianza pero sin resultar pesado. Habla de todo un poco y deja que la conversación fluya.

No pongas en duda su heterosexualidad

Por muy curioso y por muy flexible que sea, no tienes por qué poner en duda la opción sexual de tu ligue. El hecho de que le guste tener relaciones con otros hombres no quiere decir que sea bisexual ni que sea una persona gay que no se atreve a salir del armario. Si le insinúas algo así podrías hacerle sentir incómodo y, además, no estarías respetando su orientación sexual. No le juzgues y abre tu mente: entre gay, bisexual y heterosexual hay más matices.

Two men smaling in park about something

Respeta su ritmo

Ten en cuenta que si estás saliendo con un chico heterocurioso que nunca antes había tenido relaciones con otro hombre, las relaciones sexuales gays serán algo nuevo para él. Esto quiere decir que tal vez en vuestros encuentros íntimos el ritmo sea diferente al que has tenido en otras citas.

Quizás, en su primer experiencia, tu ligue heteroflexible prefiera empezar por el sexo oral o la masturbación y dejar la penetración para otra ocasión, o que simplemente no le atraiga la idea de practicar sexo anal. Como cada persona es un mundo, esto dependerá de cada uno.

No le hagas comparar

Después de tener relaciones los dos, si a tu chico heterocurioso le ha gustado algo especialmente y le apetece decírtelo, lo hará. Si no, puedes sacar tú mismo el tema, pero no es recomendable que le preguntes si tener sexo contigo le ha parecido más excitante que hacerlo con una chica. Ya sabes, las comparaciones son odiosas y podrías hacerle sentir incómodo. Vuestra experiencia sexual no tiene por qué parecerle ni mejor ni peor, sino que puede ser simplemente diferente.

Entiende que puede que sea solo una experiencia

La palabra heterocurioso lo deja bastante claro. Curiosear, experimentar, probar. Ese es el deseo de los hombres heterosexuales que se sienten identificados con este término. Les atrae algo, en este caso el sexo con otros hombres, pero otra cosa es que una vez que lo prueben les apetezca repetir o no.

Debes tener claro que el heterocurioso está experimentando. Esto significa que quizás él no quiera volver a practicar sexo ni contigo ni con otros hombres, ya que simplemente quería curiosear o probar. Otros, en cambio, tal vez deseen repetir la experiencia homosexual.

Click aquí para cancelar la respuesta.