¿Mano grande, pene grande?

Los seres humanos a veces nos zambullimos en conversaciones trascendentales, de estas que cambiarían, sin dudarlo, el destino de la humanidad. Charlas sesudas que harían palidecer al mismísimo Schopenhauer. Y las relativas al posible tamaño del pene del sujeto que tenemos enfrente es una de ellas.
Sí: a veces las mujeres, cuando estamos en grupo o incluso en binomio, nos dedicamos a fantasear sobre el tamaño del miembro viril de tal o cual hombre. Como si la medida fuese algo fundamental en lo que a placer en las relaciones sexuales se refiere (diré lo que comentaba un colega hace unos años, que el tamaño no importa pero aporta). Y lo hacemos al más puro estilo pueril: comentario y risitas, para que luego les critiquemos a ellos y digamos que son unos inmaduros…

Como nota informativa, el tamaño del pene en erección de las distintas razas está entre las siguientes medidas: orientales, entre 10 y 14 cm de largo; caucásicos (o sea, los que tenemos más cerca si estás leyendo esto en España), entre 14 y 15,2 cm y raza negra, entre 16 y 20 cm. (sí, son los que la tienen más grande).

Las anteriores serían las medidas orientativas, pero, ¿cómo intentamos nosotras descifrar semejante misterio antes de tener el miembro delante? ¿Qué teorías tenemos a nuestro alcance para dilucidar este enigma que, indudablemente, nos quita el sueño? Pues las que enumeramos a continuación, a cada cual más kafkiana.

Dependiendo de cómo te sientes, así será tu pene. Y esto es así: si te sientas con los pies juntos y las rodillas separadas, para obtener el tamaño del miembro se mide la distancia entre las rodillas y se divide entre dos. Si te sientas con los pies separados y las rodillas hacia los lados, la distancia entre ambas se dividiría entre tres. Resultado: has pasado un rato bochornoso mirándole las piernas a ese tipo de enfrente y has llegado a la conclusión de que se te da muy mal tomar medidas y de que necesitas graduarte la vista porque achinabas los ojos al mirarle.

Elegant young man in tuxedo sitting on a stool

El tamaño de pene va en función de la medida de otras partes del cuerpo: Como por ejemplo, los pies. Pies grandes, pene grande. Pies pequeños, polla pequeña. Manos grandes, ídem (y viceversa si son pequeñas). Un clásico es el de la nariz: nariz grande indica tamaño de pene generoso (imaginaos entonces el miembro de Adrien Brody). Y por último, la que tiene que ver con la altura: si el tipo es pequeño, seguro que tiene una gran herramienta (y para asegurarlo hacemos el gesto archiconocido de la pistola con la mano). Conclusión: acuérdate de aquél tipo con el que saliste que calzaba un 45 y tenía una cosa más bien modesta.

– Y por último, una teoría de unos coreanos (de Corea del Sur, que los del Norte tienen otras cosas de qué preocuparse), que parece ser la que mayor base científica tiene. Y decimos bien, parece ser. Según estos estudiosos de los vasos cavernosos, el tamaño del pene estaría relacionado con el de los dedos. Estos urólogos de Seúl ha encontrado un factor físico que predice la longitud del pene: la ratio entre los dedos anular e índice de la mano derecha. La longitud de estos dedos indicaría lo grande que es el pene en estado de flacidez, mientras que la ratio de ambos daría una idea muy aproximada de su tamaño en erección. La ratio se obtiene dividiendo la longitud del dedo índice entre la del dedo anular, de forma que, cuanto menor es la ratio, más largo es el pene.

Así que ya sabéis chicas, en el bolso, junto al gloss, el espejo, unos tampones y el paracetamol, de ahora en adelante también un metro de los de costurera. Que nunca se sabe si hay que tomar medidas.

Click aquí para cancelar la respuesta.