¿Lubricantes de bacon y whisky? Ocho geles freakes que arrasan

No, hay veces que para todo fluya no es suficiente con la lubricación natural de la vagina, la saliva en el caso del sexo oral o… la nada más absoluta cuando hablamos de la puerta de atrás. Necesitamos un poquito más de liquidillo extra y ahí aparecen los lubricantes o los geles, dependiendo de su consistencia y de para qué los necesitemos. Al principio fueron neutros, luego aparecieron los sabores de frutitas (ay, amigos condones, cuánto campo habéis abierto) y ha llegado un momento en el que se nos ha ido un poco de las manos. Aquí tenéis ocho ejemplos que quizá os parezcan un poco ‘freaks’ pero que funcionan: porque, en este caso, el roce no hace el cariño.

baconok

Baconlube. Pues claro que sí. El alimento emblemático del siglo XXI, que se cuela en cervezas, estampados de ropas o que protagoniza su propio restaurante temático (en Norteamérica, pero, ojo, que seguro que alguien ya ha tomado nota) también da saborcillo a un lubricante. Lo promocionan como una alternativa VEGANA –sí, sí, vegana- para evitar “grasa en el dormitorio por el uso de bacon real”. Porque al parecer alguien lo hacía.

climax_nipple_gel_lg

Clímax Nipple Gel. ¿Pensabais que todos los lubricantes o geles estaban paridos para ser utilizados en zonas íntimas? Pues desengañaos. Fijaos si no en éste, específico para pezones. Con aroma y sabor a menta, es casi seguro que nos pondrá los pezones como misiles a Cuba. Los fabricantes, además, se vienen arriba y aseguran que puede utilizarse en cualquier zona erógena. El resto, que quede a vuestra imaginación y, mientras tanto, ¡arriba esos pezones!

semen

Squirting cum. Sí, se supone que los lubricantes deben complementar el mundo del sexo y no imitarlo, peeero también hay gente que disfruta con la textura y la apariencia del semen y que están frustrados con la cantidad que es capaz de producir su amante. Pues bien, aquí llega la solución: un lubricante que replica a la perfección el fluido masculino. De lo que no se dice nada es de su sabor…

whiskyok

Whiskey Dick. ¿Una noche larga que promete acabar en revolcón y aún hay sitio para una última copa? Bien, lo que hace posible este lubricante es hacerlo todo al mismo tiempo. Ojo, porque este lubricante con sabor a Bourbon del mismo Tennessee no es ninguna broma: pasa cuatro años en barricas de roble y tiene un acabado aterciopelado. A lo que no podemos resistirnos es a decir una y otra vez su nombre, clavado al del whisky más popular durante décadas en España.

aceite

Lubricante de aceite de oliva. ¿Sirve el aceite de oliva para la lubricación sexual? Hombre, pues todo apunta a que sí: los romanos y los griegos, que no tenían esta gama infinita de lubricantes de fantasía, ya lo utilizaban. Por eso, los chinos de Aliexpress, que son más listos que el hambre, han cogido y lo han embotellado como lubricante. Nosotros, que somos muy de dieta mediterránea, lo vamos a probar. Que queréis que os digamos, nos da mucha más confianza que el de girasol.

koalaok

Koala. Hay veces que un envase puede marcar la diferencia y eso es lo que ha hecho la marca Koala. Ha tomado uno de estos simpáticos ositos australianos como imagen para sus botes. Podría albergar en su interior colonia infantil, pero lo cierto es que contiene una amplia gama de lubricantes locos, entre los que nos apetece probar el ‘mojito’ o el enigmático pero muy prometedor ‘woo woo’. Oh, koalita, ven  aquí abajo y haz que todo me resbale…

blood

Unicorn blood. Está el Internet lleno de memes en los que se asegura que no hay nada como la regla para lubricar. Hombre, lo cierto es que ayudar, ayuda, pero también hay que decir que divide a las parejas entre las que apuestan por una “boda roja” a lo Juego de Tronos y las que prefieren evitar esos días del mes. Para la primeras, aquí está esta “sangre de unicornio”, un lubricante de color inequívocamente bloody.

blow

Blowpaste. Un gel pensado para aquellos que aman el sexo oral en todas sus formas, pero que al mismo tiempo buscan cuidar su sonrisa. Qué bonito eslogan les ha quedado, ¿verdad? Una ideaza lanzada por crowfunding que, todo sea dicho, lo ha petado. Imagínate levantarte de tus tareas con un aliento más fresco que un daiquiri en el Polo Norte.

Click aquí para cancelar la respuesta.