Los siete grandes errores que las parejas cometen en la cama (y sus soluciones)

Probablemente no necesitas que un estudio científico te diga esto, pero una reciente investigación acaba de confirmar que el sexo es uno de los ingredientes cruciales para que las relaciones de pareja funcionen a largo plazo. Que sí, que mantener la pasión de los primeros años –o meses, no nos vengamos arriba– es bastante complicado y con el tiempo la comodidad, la pereza y la confianza hacen que escaseen tus encuentros sexuales.

Pero salir de ese periodo de sequía que empieza a parecer más bien una era, es posible. Cometes errores, como todo el mundo, pero los puedes rectificar. Toma nota y dale una nueva vida al sexo en pareja, que ya va siendo hora.

Error #1: No hablar de sexo. Estás cansado de leerlo y escucharlo, lo sabemos, pero de verdad que tener una comunicación abierta y honesta sobre la inactividad sexual o la ausencia de placer es básico. Olvídate del miedo a que el otro se sienta humillado o la vergüenza por no estar lo satisfecho que teóricamente deberíamos y no obviéis hablar de esta ‘mala racha’ que ya está durando demasiado. Ojo, que a aunque se de la situación de que lo gocéis a lo grande, que no tengáis ni una semana de ayuno sexual y que los orgasmos sean continuos e intensos, tampoco debéis dejar de comentarlo y rememorar los mejores momentos para mantener esta ardiente llama encendida por mucho tiempo…

Error # 2: La tediosa rutina. A ver si lo adivinamos… lo hacéis en la cama, normalmente el fin de semana, por la noche y apenas repasáis el Kamasutra más allá del cómodo y ensayado misionero. No pasa nada, es bastante normal que en la vida en pareja se terminen por afianzar precisamente los hábitos repetitivos y poco sorprendentes por simple y mera costumbre. Claro que, ¿y si en lugar de flagelaros por innovar poco empezáis a hacerlo? Escoged un día a la semana aleatorio para hacer algo diferente a una hora no programada, aumentará la tensión sexual y, en consecuencia, el calor y efusividad olvidados.

Error # 3: No estar ‘de humor’. El estrés y el cansancio van de la mano, y crean un combo mortal que disminuye tus deseos sexuales y te hace padecer un constante mal humor. Sin embargo, entre algunos de los beneficios de practicar sexo está la mejoría de los dolores de cabeza y la liberación de endorfinas, dopamina, serotonina y otras tantas sustancias químicas que pueden reducir la sensación de agobio y nos ayudan a dormir mejor por la noche. Pero tú como si nada, optas por decirle a tu pareja que no tienes ganas ni por asomo. Muy mal.

Error # 4: Los ‘algo falla’ y es por ‘mi culpa’. El tremendismo no sirve para nada más que acabar metidos en una espiral de culpabilidad. En el sexo, como en la vida, la prueba y error son fundamentales para descubrir no solo que nos gusta sino que agrada a los demás y cómo mejorar y practicar es básico. Progresas adecuadamente, no te martirices o ahuyentarás el deseo de tu pareja y será mucho más consciente de tus fallos. Sexo sin tapujos, sí, pero también sin prejuicios ni expectativas. Y a gozar.

couple lifestyle kitchen technology

Error # 5: Dar por sentada la conexión emocional. Más allá de debatir qué vais a cenar, exponer los problemillas de oficina que, aseguráis, os están quitando años de vida o comentar lo genial que estuvo la película que visteis en el cine el otro día (hace ya tres meses), realmente, ¿cuándo fue la última vez que hablaste con tu pareja de sentimientos? No basta con comunicaros de cuando en cuando que os queréis. Si no tenéis una relación de calidad durante el día, con una conexión emocional íntima y los suficientemente afectuosa como para incluir besos (que no picos), caricias o miradas picaras… ¿qué te hace pensar que cuando lleguéis a la cama va a producirse una revolución sexual?

Error # 6: Nunca estáis a solas. Una solución efectiva y rápida para acabar con esta relación basada en el mero buenrollismo caracterizado por la inapetencia sexual, es obligaros a estar a solas. Debéis tener una cita semanal de al menos 30 minutos sin distractores móviles o aparatos tecnológicos de por medio, compartiendo las miradas (con o sin las luces apagadas) y a poder ser colocados bien cerquita y ligeritos de ropa. Solo contaréis con media hora para exprimir vuestro romance hasta sacarle todo el jugo… ¿agobiante o excitante? Tú decides.

Error # 7: Pensar que ‘ya habrá tiempo’. Llevamos unos cuantos errores comentando que quizás sea interesante probar lo que tantas veces has leído del ‘sexo programado’. ¿Que no te interesa? Muy bien, pero deja de pensar que no pasa nada porque hayan pasado meses sin que vuestros instintos más primitivos hayan coincidido porque es el peor de los errores. Toca buscar soluciones, y cuanto antes lo comentéis y os pongáis manos a la obra, mejor.

Click aquí para cancelar la respuesta.