Los nuevos puntos eróticos: A, K y U

Llevamos años hablando y buscando el punto G como si del Santo Grial se tratara y cuando ya por fin lo hemos encontrado o al menos se conoce dónde se sitúa, se descubren nuevas áreas orgásmicas: A, la K y la U.

Fue el ginecólogo alemán Gräfenbergen en los años 50 quien descubrió el punto G, un punto altamente erógeno situado en la pared anterior de la vagina -a unos 2 o 5 centímetros de la entrada-.

Pero ahí no acaba la cosa. Algunos expertos aseguran que existen otros tres puntos claves en el conducto vaginal capaces de proporcionarnos una secuencia de orgasmos intensos y muy placenteros.

El punto A
Este punto llamado también “A spot” o AFE (Anterior Fornix Erotic Zone), fue descubierto en un estudio asiático que demostró que el 95% de las mujeres se excitan cuando les estimulan esa zona. Según comentan, se encuentra en la cara anterior de la vagina, a unos 7,5 centímetros de su entrada por encima del punto G cerca del cuello del útero. Las posturas que lo facilitarían son en cuadripedia (apoyando manos y rodillas sobre suelo o cama) o el misionero, colocando un almohadón para levantar la pelvis.

Attractive couple in bed

El punto U
A este otro punto se le atribuye la letra U por su cercanía a la uretra, más concretamente entre la uretra y el clítoris. Para acceder a él hay que separar los labios vaginales. Las posturas ideales para obtener este orgasmo son la amazona y durante la penetración o prácticas similares, balanceado el cuerpo hacia delante para facilitar la fricción del clítoris y uretra.

Punto K
La máxima defensora de este punto es la sexóloga Bárbara Keesling. Es el de más difícil acceso porque se encuentra en la zona más profunda de la vagina, junto al cuello del útero. Según Keesling, el secreto para alcanzar el orgasmo a través del punto K consiste en trabajar el músculo pubococcígeo con ejercicios o con el uso de la pesa vaginal.

Las posturas ideales para hallar este punto son aquellas que faciliten la penetración profunda. Por ejemplo,  en cuclillas sobre tu pareja, dirigiendo la penetración, o colocando los pies sobre sus hombros (a cada lado de su cabeza) practicando el misionero.

En cualquier caso, la sexóloga y comunicadora Almudena M. Ferrer comenta que “la vagina o la genitalidad femenina parece el Lago Ness que todo el mundo lo está buscando y al final es cuestión de conocerse y saber lo que te gusta”.

En esas partes de la anatomía femenina la percepción se estimula de manera diferente, de ahí a que hayamos puesto nombres nuevos, “pero en realidad está todo unido a como está posicionado el clítoris, del que salen 8.000 terminaciones nerviosas, por lo que dependiendo de las zonas enervadas con las que se conecte la sensación en la estimulación es diferente”, añade la sexóloga.

Por tanto, todos estos nuevos puntos encontrados no son más que zonas que conectan el clítoris y que tienen sensibilidad especial. “Al final lo importante es conocerse a sí misma y buscar placer”, finaliza Ferrer.

Click aquí para cancelar la respuesta.