Los mejores consejos para practicar sexo en el coche

Aunque no se caracterice precisamente por la comodidad, el coche sigue siendo uno de los lugares más comunes para practicar sexo. De hecho, hacerlo en la parte trasera (o delantera) de un vehículo es una de las fantasías sexuales más comunes de hombres y mujeres. Ojo, no decimos mantener relaciones sexuales cuando el coche está en marcha, que no es una buena idea y el arriesgado encuentro puede acabar en un trágico accidente. Busca un sitio solitario y apartado en el que aparcar, y prepárate para dar rienda suelta a tus deseos más profundos.

Calentando motores. Muchas parejas aprovechan a menudo un trayecto motorizado para excitar a sus acompañantes de viaje y asegurarse un buen retoce posterior. Unas caricias en el cuello o en la entrepierna de quien va al volante son dos de los clásicos que nunca fallan y que deberías hacer con cuidado para no despistar a la otra persona en exceso. No obstante, también puedes insinuarte verbalmente sin necesidad de correr ningún riesgo durante el precalentamiento. La idea es estimularos el uno al otro hasta que encontréis el aparcamiento ideal.

Desembraga. A no ser que hayáis parado en el lugar más recóndito del planeta, no es recomendable (ni, de hecho, necesario) que os desnudéis por completo. Con quedar despojados de ropa de cintura para abajo y algo liberados en la zona del torso será suficiente. No es el momento para las braguetas de botones ni para intentar aprender, de una vez por todas, cómo se abre el dichoso cierre del sujetador.

Ponte “el cinturón”. Ni qué decir que es fundamental ponerse el preservativo antes de empezar la carrera hacia el orgasmo. Aprovecha los minutos previos a poneros en posición para que resulte más cómodo poner en marcha el sistema de seguridad.

sexual activities in car at night

Metiendo primera. Recordemos que en el interior de un coche el espacio es limitado y podemos golpearnos con facilidad. Para evitar acabar llenos de moratones en las piernas ponte en una posición cómoda. Las mejores: la vaquera o cowgirl o el misionero. En ambas, procura reclinar los asientos para hacer sitio a vuestras piernas.

Cambio de marcha. Lo de cambiar de postura va a ser más complicado en tales circunstancias, así que procura mantener un nivel alto de excitación en todo momento y elevar el ritmo de penetración ayudándoos de movimientos rápidos y constantes de pelvis. Cuanto menos mováis rodillas y piernas más se reducirán las posibilidades de golpes y marcas que podrían servir para delatar vuestro fugaz encuentro.

Jugando con la “palanca de cambios”. El sexo oral es una de las opciones más recurridas para disfrutar del placer sexual dentro de un coche. Algo más complicado para ellas –ya que algunas de sus zonas erógenas más sensibles están demasiado recónditas como para estimularlas sin apenas movernos del asiento–, practicar una felación al acompañante de al lado puede ser igualmente excitante. Procura liberar uno de tus brazos deslizándolo por detrás del asiento de quien recibe y coloca la cabeza entre sus piernas. Ayúdate de tu otra mano para excitar sus testículos y que eyacule antes de que te hagas un chichón en la cabeza con tanto meneo contra el volante o la guantera.

Acelera un poco más. Diferentes estudios sitúan la media de tiempo de los encuentros sexuales en unos siete minutos y medio. Una cantidad que a menudo te parece escasísima pero que te vendrá genial para echar ‘uno rapidito’ en el coche sin llamar la atención de nadie. Estar lo suficientemente excitados antes de entrar en materia es imprescindible para que el encuentro vaya rodado.

Parada de emergencia. Ni qué decir que debes estar preparado para parar el asunto que te traes entre manos y piernas si sois descubiertos por alguien. Por mucho que estés disfrutando es importante mantener alerta los cinco sentidos y saber disimular si de pronto, escuchamos unos golpecitos en la ventana que tratan de llamar nuestra atención. “Disculpe, señor agente, estábamos buscando una lentilla” debe quedar creíble así que tenlo todo bajo control y procura no desnudarte por completo.

Click aquí para cancelar la respuesta.