Los cinco mejores barrios gays del mundo

No todas las ciudades cuentan con un barrio concreto donde se concentran las tiendas, bares de copas, cafeterías, restaurantes y todo tipo de establecimientos frecuentados por público gay. Sin embargo, estas zonas son de gran interés y muchas veces decisivas para el público lgtb que decide elegir un destino para hacer turismo en cualquier momento del año. Por eso, hemos querido recopilar los mejores barrios gays del mundo, en los que encontrar una gran diversidad cultural y poder conocer un montón de sitios y gente interesante relacionados con la cultura lgtb.

Castizo y cosmopolita: Chueca. Madrid. España. Como decía Kika Lorace en su canción, “Chueca es genial”. Y es que sí, el madrileño barrio gay por excelencia quizás sea el mejor del mundo. La mezcla de vanguardia y tradición que se respira en sus calles hace que sea el gancho ideal que convierte a Madrid en el centro del turismo gay internacional. Pelayo, Libertad, Augusto Figueroa o Gravina son algunas de las calles que forman la zona de Chueca y que con sus librerías, locales de marcha, tiendas y sex shops de todo tipo hacen de ella un lugar lleno de modernidad y, sobre todo, de diversidad. El Delirio Live con la música más actual, el HOT y el Bearbie, el LL Bar con sus espectáculos de travestis o el mítico Polana son algunos de los lugares más frecuentados en las noches de fiesta. De día, la plaza de Chueca y la de Pedro Zerolo son el lugar idóneo para sentarse a tomar algo y disfrutar del sol. Para los amantes de las alturas, la terraza del hotel Oscar es un sitio cosmopolita y cómodo desde el que divisar la ciudad mientras se disfruta de un cóctel. Y, aunque volviendo a citar a Kika Lorace, “ni Soho, ni soja, ¡aquí sí se moja!”, en Londres también tienen mucho que ofrecer como veremos a continuación.

Descarado y vanguardista: Soho. Londres. Reino Unido. ¿Por qué no viajar y comerse un fish and chips? El barrio gay londinense de Soho es uno de los más divertidos del mundo. Su epicentro, Old Compton Street, está calificado como la calle más gay friendly de Europa y no nos extraña, ya que alrededor de ella se sitúa gran parte del ambiente lgtb de la zona. Los teatros, cafeterías y cabarets son lo más llamativo del lugar, dando pie a una gran oferta de cultura y ocio tanto para el público homosexual como para todos en general. Los amantes del cine y del teatro tienen en Leicester Square su pequeño paraíso, ya que allí se concentran los mejores musicales de la ciudad. Si queremos ver tiendas de lo más original, no podemos dejar de pasear por Regent y Carnaby Street. Pero si lo que de verdad nos apetece es pegarnos una buena fiesta, en Old Compton encontraremos los locales de marcha más llamativos, entre los cuales destaca el G-A-Y, todo un referente en la noche del Soho.

Gay couple

Colorista y vital: Schöneberg. Berlín. Alemania. De nombre impronunciable, este barrio berlinés se caracteriza por haber sido escenario de los primeros locales gays que se abrieron en los años veinte. La comunidad homosexual de la ciudad se concentra en esta colorida zona repleta de ocio en forma de bares, cafés y restaurantes. Alrededor de las calles Fuggerstrasse y Motzstrasse se sitúa todo el ambiente para gays y lesbianas. Una de las características que hace del barrio de Schöneberg una alternativa diferente es su mezcla perfecta de marcha y tranquilidad. Y es que, además de sus locales de copas y discotecas, el barrio gay berlinés es ideal para pasear. Todos los sábados su plaza de Nollendorfacoge se llena de familias y gente de todo tipo que van a dar una vuelta tranquilamente y a disfrutar de su tradicional y famoso mercado de productos frescos. ¿Orgullo? También tienen el suyo, claro que sí: el Christopher Street Day. Los festivales y desfiles son una constante durante todo el año en Schïneberg, un barrio repleto de galerías de arte y edificios muy llamativos que merece la pena visitar.

Pionero y atrevido: Grachtengordel. Ámsterdam. Seguimos nuestro viaje por Europa y en esta ocasión nos vamos a Holanda. Con más de un centenar de locales destinados al público gay, el barrio holandés de Grachtengordel tiene el privilegio de haber sido en 2001 el escenario del primer matrimonio homosexual del mundo. Su calle más famosa es Reguiliersdwarsstraat, a la que también se conoce como calle del pecado. Por ella se pasean artistas y personajes famosos entre bares, restaurantes y locales de copas. Las calles Rembrandtplein, Leidseplein y Zeedijk completan el epicentro del movimiento lgtb de Ámsterdam. Y para los amantes del cuero, la calle Warmoesstraat, que hace frontera con el travieso Barrio Rojo, cuenta con tiendas de ropa y objetos dedicados a los amantes del sado. Los establecimientos de tatuajes y piercing junto con los bares más atrevidos completan la oferta de esta peculiar calle.

Reivindicativa y cultural: Castro. San Francisco. EEUU. Al otro lado del charco tenemos Castro, el centro de la comunidad gay de San Francisco, en cuyas calles el activista y político homosexual Harvery Milk reivindicó los derechos de los gays. La zona cuenta con un ambiente muy festivo repleto de locales de ocio, gente moderna e incluso nudistas. Las casas de estilo victoriano en las que ondean banderas arcoiris hacen que pasear por Castro sea una experiencia fascinante. Y para tomar algo, uno no puede perderse el Twin Peaks, el bar de ambiente más emblemático del lugar. La Castro Street Fair en octubre y el Orgullo Gay en junio son los dos eventos más destacados del barrio que llenan sus calles de fiesta y reivindicación. La cita cultural tiene lugar en el Teatro Castro. El edificio, construido en 1922, acoge cada año el Festival Internacional de Cine LGTB de San Francisco.

Lejos de ser guetos, los barrios gays se han convertido en lugares en los que conviven tanto público lgtb como heterosexuales. Sin duda, la mezcla de tolerancia, reivindiación y diversidad que se respira en estos lugares es lo que les hace realmente valiosos.

¿Te animas a viajar?

Click aquí para cancelar la respuesta.