Los chicos "majos" tienen más sexo

Hasta ahora, pensábamos que iba al revés: que eran los malotes, los chicos que te miran como si te estuvieran perdonando la vida y que, en lugar de ayudar a cruzar a las viejecitas, les roban el bolso, los que molaban. Los chicos malos siempre han tenido ese aura de “malditismo atractivo” que los hacía irresistibles, quizá porque no son pocas las que se aventuran a intentar corregir su camino y reconducirlos a la vía de la rectitud. Se supone que esos eran los que se las llevaban de calle. ¡Si lo cantaba hasta Loquillo! Pues no.

Resulta que un estudio indica ahora que son los chavales majos los que tienen más sexo. Majo. Un adjetivo horrible, que cuando escuchamos que alguien utiliza para referirse a una tercera persona, nos echamos a temblar.  “Si Juan es ‘majo’ quizá tenga una horrible deformidad física”, pensamos. Porque la nobleza de  carácter siempre se queda por detrás del atractivo físico en descripciones superficiales. Esto es así.

Time to gather all ideas in his head.

Bien, pues ahora nos encontramos con un estudio que nos dice que no, que las personas más implicadas con su comunidad y más proclives a hacer el bien acaban siendo percibidas como más atractivas y, como consecuencia, terminan por tener más sexo. En esta investigación, publicada en el British Journal of Psichology, con el explícito título de “El altruismo predice el éxito de apareamiento en los seres humanos”, se explica cómo el comportarse bien acaba siendo el camino más directo a la cama.

Los investigadores, de una universidad canadiense, pidieron a 192 mujeres y 105 hombres, solteros todos ellos, que completaran una encuesta sobre sus hábitos más altruistas. Entre las preguntas, estaban cuestiones sobre si donaban dinero a alguna causa benéfica, sobre si ayudaban a sus vecinos, sobre si donaban sangre… Y por oro lado, se les pidió que aportaran información sobre su historial sexual. Al comparar los resultados, los investigadores comprobaron que aquellas personas que se preocupaban más por echar una mano a sus semejantes acababan también “echando la mano” a más parejas en la cama.

Y al parecer, no se trata de una conclusión aislada. En una investigación relacionada en China se llegó a una conclusión parecida. En este caso, se presentaron a participantes los rostros de 60 mujeres y al lado de cada foto se anotaron distintos rasgos de la personalidad. Las mujeres que aparecían con características positivas asociadas consiguieron puntuaciones más altas en deseabilidad que aquellas que tenían, por el contrario, cualidades de carácter más negativo.

Es decir, que las vecinitas o vecinitos de al lado siempre tendrán más posibilidad de partir la pana en la cama si defienden los derechos de los animales o se solidarizan con el Nepal. Y nosotros que pensábamos que con ponerse una chupa de cuero y soltar palabrotas sin parar era suficiente para pillar cacho…

Click aquí para cancelar la respuesta.