Los 8 momentos más incómodos que puedes vivir este verano en las duchas o vestuarios

La mítica serie ‘Física o Química’ ha vuelto este verano a ‘Atreseries’ y está causando furor. Cuando se estrenó en televisión fue toda una revolución para los adolescentes ya que se trataban temas –cómo el sexo, la homosexualidad…- de una forma que nunca antes habíamos visto.

El viernes se emite su cuarto capítulo donde uno de los personajes más queridos, Fer, sufre una erección de forma accidental en la ducha. En el sextante hemos querido hacer una recopilación de los 7 momentos más incómodos que te pueden ocurrir este verano en las duchas o vestuarios.

1- Tener una erección: La más típica y que más aterroriza a los chicos. Te estas duchando tranquilamente y de repente entra el buenorro o buenorra de turno –menos mal que a las chicas no nos ocurre esto-. Una erección en la ducha se puede convertir en la gracia del día o al revés, en algo terriblemente vergonzoso. Dependerá de tu vergüenza y la situación.

2- El típico exhibicionista: Siempre hay alguien al que le encanta hacer vida social en las duchas. Mientras la gente normal se da una ducha rápida a ellos les encanta lucirse. Si te pillan mirándoles les habrás dado la alegría del día. Necesita exhibir los resultados de todas sus horas en el gimnasio. Un auténtico peñazo

3- Encontrarte a alguien inesperado en las duchas: El terrible momento en el que te vas a las duchas y allí, de forma inesperada y tal cual tu madre te trajo al mundo te encuentras a alguien de sopetón: tu jef@, un compañero o compañera de trabajo, tu suegr@. Te aseguro que será la ducha más corta de tu vida.

 4- La señora que se cree que está en un spa: Así es, puede ser una madre o una mujer mayor, pero la reconocerás al momento ya que parece que ha ido allí a darse un tratamiento de belleza, lleva más botes que nadie y se dedica su tiempo. Incluso puedes ver la versión extendida, que es la señora con sus hijas pequeñas. Suelen ir armadas con cremas hidratantes, mascarillas de pelo e incluso un secador traído de casa.

5- La persona que intenta ligar: Imagina estar desnud@ y que una persona te esté lanzando fichas ¿Puede haber algo más incómodo que eso? Llevan la palabra baboso tatuada en la frente y puedes ver como sus ojillos luchan por mirarte a la cara y no darte un repaso descarado. No es el momento, no es el lugar.

6- Resbalarte y caer: Desnud@ e indefens@, Tras una aparatosa y ridícula caída ahora estas en el suelo con la piel resbaladiza y sintiéndote idiota, pero lo peor está por venir. Todos los presentes que se han quedado con la boca abierta mirándote acuden a tu ayuda, te levantan  y tú te sientes aún peor.

7- Quedarte sin agua caliente a medio enjabonar: No es algo embarazoso pero sí que es un auténtico fastidio. Hay muchas personas que no pueden ducharse con agua fría y son capaces de salir de la ducha sin aclararse el jabón y hacer un apaño quitando los restos con la toalla. Por lo menos estamos en verano así que un poco de agua fría no debería ser ningún trauma.

8- Niños pequeños demasiado sinceros: En verano especialmente y con las vacaciones todo se llena de niños. Los niños solo dicen la verdad reza el dicho, pero es que a veces el exceso de sinceridad puede herir tus sentimientos. Un “Que señor más gordo mamá” o un “¿Porque esa señora tiene más pechos que tú mami?” pueden sacarte una risa o todos los colores.

Click aquí para cancelar la respuesta.