Doce sitios donde practicar cruising en Madrid

Se denomina cruising a la práctica del sexo al aire libre con desconocidos. Una práctica que, debido a las nuevas tecnologías y a las aplicaciones de búsqueda de sexo puede parecer que ha descendido, pero en realidad es todo lo contrario. De hecho, durante los últimos años han aumentado las zonas en las que se practica en Madrid.
Son zonas en las que dar rienda suelta a la pasión hasta el punto de que en muchas ocasiones se pierde la perspectiva sobre el sexo seguro. Algo que desde las asociaciones se empeñan en advertir: un buen cruisista siempre tiene que ir provisto de profilácticos para el pene y la boca. A partir de ahí, cualquiera es libre de rendirse a la tentación y a la excitación. Pero, ¿dónde se encuentran estos puntos calientes en Madrid?

Baños públicos
En la gran mayoría de baños públicos se pueden encontrar hombres de todas las edades en busca de miradas más furtivas. En la tienda FNAC de Callao, en El Corte Inglés de Sol, Callao, Goya o Méndez Álvaro, en la estación de Atocha, en la de Moncloa, en el centro comercial de Príncipe Pío…

Cualquier que haya acudido alguna vez a estos lugares habrá comprobado como, en su mayoría gente madura, merodea por el baño intentando cruzar la mirada con alguien con el objetivo de terminar encerrándose en uno de los baños. Alguno incluso llega a enseñar el estado o extensión de su miembro.

gays2

Parques
Otros lugares donde llevar a cabo estos encuentros son el parque del Oeste (Moncloa), el de Atenas (La Latina) o la Casa de Campo. Allí hay hasta tres sitios: Cerro Garabitas -para el que es necesario Google Maps-, el aparcamiento del Teleférico y junto a la estación de Metro Casa de Campo.

En el primero de ellos, cuando el calor empieza a dar muestras de que el verano se acerca, pueden verse a hombres musculados haciendo nudismo. Algo que lleva la excitación a un nuevo límite. Una experiencia similar a la que puede vivirse en el pantano de San Juan, donde existe una cala nudista gay en la que follar al aire libre ante la vista de otros.

Aunque para morbo el del Campo de las Naciones. Allí se pueden encontrar hombres de negocios, aún con traje, en busca de un polvo o de una felación rápida. Y es que nunca hay que olvidar que a estos sitios no sólo acuden gays, sino hombres heterosexuales casados incapaces de asumir su orientación sexual.

Aparcamientos
También son míticos los aparcamientos de la Plaza de Toros de Las Ventas -¡Ay si los taurinos supieran! (O lo mismo lo saben)- o el del Templo de Debod. En ambos, no obstante, te arriesgas a ser a que las fuerzas de seguridad del Estado te interrumpan en pleno orgasmo. Y cómo no, el Parque del Retiro, donde se puede encontrar sexo a cualquier hora del día. Aunque ninguno de estos lugares le gana en surrealismo a las tapias del cementerio de La Almudena, donde el silencio y la tranquilidad reinan. En cuestión de morbos nada está escrito.

Chueca

En este barrio, nada mejor que la calle Farmacia si te apetece estrenarte en esto del cruising. En estos escasos cien metros que unen la calle Hortaleza y Fuencarral es fácil encontrar a gente dispuesta a mantener un encuentro sexual rápido entre los coches o en algunos de los portales de la zona. El morbo está servido de vuelta a casa o en una pequeña escapada.

También en las calles Libertad o Pelayo se pueden encontrar ‘polvos rápidos’ con sólo darse una vuelta a partir de determinadas horas de la madrugada. En estos casos incluso los vecinos pueden llegar a invitarte a subir a sus casas a tomar la “última”.

Click aquí para cancelar la respuesta.