Ligar por el olor: lo último en webs de dating

Seguro que alguna vez te ha pasado: te quedas mirando a alguien y piensas, ¡qué atractivo/a! y cuando empieza a hablar toda la belleza exterior ya no importa, esa atracción se derrumba y lo único que pasa por tu cabeza es: ¡vaya voz, qué horror! Pues algo parecido sucede a veces con el olor. Conoces a alguien, invades su zona de intimidad y, ¡zasca!, emana un hedor que tira para atrás y lo descartas ipso facto. O todo lo contrario, claro, te encanta su fragancia y te pone todavía más. Y probablemente ese mismo aroma que espanta a unos cautive a otros, porque para gustos, olores.

El olor en la elección de una pareja importa, y mucho. Y no hablamos de que te guste cómo huele el sexo, lo que se denomina osmolagnia u olfatofilia (excitación por el olor de lo genitales o las axilas), sino de encontrar a tu media naranja en función de su aroma natural, como propone la web Smell Dating.

Para los creadores de este servicio para ligar, la compatibilidad entre dos personas se basa en la química, algo que los sitios de internet de dating no ofrecen (al final tienes que quedar con la otra persona para ver si hay feeling).

animal behaviour

En Smell Dating no encuentras pareja a través de fotografías ni descripciones, sino que se hace a través del olor de una camiseta. Ellos te la envían a casa y te la tienes que poner durante tres días y tres noches sin utilizar desodorante ni perfume aunque te puedes duchar (faltaría más). Eso sí, te permiten fumar y hacer barbacoas porque indica cómo es tu estilo de vida. A continuación, introduces la prenda en un sobre y se la envías. Después, te remiten diez camisetas usadas por sendas personas para que las huelas y selecciones las que más te gusten. Si tu fragancia corporal le gusta a alguien y a él la tuya, entonces facilitan el número de teléfono para el contacto.

El servicio cuesta 25 dólares, precio que incluye la camisa y los costes de envío. Pero a sus creadores no les mueve el dinero, aclaran que es una experiencia piloto sin ánimo de lucro. Como prueba de que esto es así, están abiertos a enseñar las cuentas a todo aquel que quiera, según explican en la web.

Tanto si para ti el olor es una prioridad como si no, el aroma que desprende alguien (y especialmente el del aliento) es uno de los factores que influyen a la hora de elegir pareja igual que el sentido del humor, el romanticismo o la personalidad. Es más, algunos investigadores “incluso apuntan que las altas tasas de divorcio actuales pueden estar relacionadas con el uso excesivo de los desodorantes y la infrautilización de nuestra inteligencia olfativa natural”, explican en Smell Dating. De momento el servicio está solo disponible para los amantes de los olores de Nueva York.

Lo bueno es que es muy simple adaptar el influjo aromático a las preferencias del otro: que le gusta cuando has sudado un poquito, pues nada de perfumarse. Que le encanta que vayas siempre bien aseado e impoluto, toca ducharse las veces que hagan falta.

Click aquí para cancelar la respuesta.