Ligar con pins: la última alternativa a las apps de dating

Resulta difícil emparejarse utilizando las apps de ligoteo porque la gran mayoría de los hombres lo que buscan es echar un polvo (aunque haya féminas que también). Ellas, en cambio, en general recurren más para encontrar pareja: en Tinder, la app más popular, las mujeres alcanzan un gran número de matchs (el equivalente al me gusta) rápidamente, mientras que los hombres acumulan pocos y de forma lenta. Las féminas son muy selectivas, ellos todo lo contrario, según un estudio.

Ligar offline de modo creativo

Está claro que con tanta disparidad entre ambos sexos se pone complicado hallar una pareja estable a través de estas aplicaciones. Y eso que algunas se lo curran mucho y están especializadas en diferentes ámbitos o incluso, ingenian propuestas muy creativas, por ejemplo, ligar por el olor impregnado en una camiseta.

La gente que ha tenido esta experiencia ya no utiliza apps de dating. Pero que no desesperen, existen las alternativas de toda la vida (sí, me refiero a salir de marcha y flirtear en bares y discos) y hay otras muy novedosas como ésta de Reino Unido (de momento solo está disponible allí): propone ligar con pins. Sí, has leído bien, con los adornos que suelen prenderse a las solapas de las chaquetas.

single

El servicio se llama Singlepin y, ese pin para ponerse en el “vestido, camisa, bolso o cualquier prenda de vestir”, una vez fijado, actúa como un abridor de conversación para los que lo conocen. Cuando veas el pin en otras personas sabrás que pertenecen a una creciente comunidad de citas fuera de línea. Singlepin representa conversación de la vida real. La interacción de la vida real. Cara a cara”, explican en la web.

El diseño del pin es similar al de una insignia o escudo. Es de plata y se puede elegir entre uno de negro con ónix (símbolo de la confianza y la fuerza) o uno morado con amatista (piedra antigua del amor). En precio coinciden, cada uno se vende por 15 libras más gastos de envío. Y aunque en principio este servicio de ligoteo pueda parecer un negocio lucrativo como otro cualquiera, no lo es porque lo que ganen con la venta de pins va a parar a la Fundación Británica del Corazón.

El desencanto con las apps de dating fue lo que llevó a la fundadora de Singlepin, Dianne Harris, diseñadora de joyas y de los pins, a crear esta comunidad alternativa a la tecnología. Efectivamente, el smartphone y los algoritmos utilizados para encontrar a tu media naranja facilitan conocer gente más rápidamente, pero al final siempre debes tener una cita para saber si hay química entre los dos.

Eso es así, ésta es una de las grandes ventajas del pin: cuando te topas con otro que también lo lleva, al momento sabes si existe atracción o no. La otra es que te ahorras el abono de la suscripción mensual a las webs de dating que exigen este pago a sus usuarios.

Click aquí para cancelar la respuesta.