Lesbianas: 4 tipos de bollodramas entre chicas

Las lesbianas al parecer tenemos fama de drama-queens y, aunque nos cueste admitirlo, debemos reconocer que todas tenemos historias dignas de una película de Almodóvar. Celos, endogamia o una ristra de ex a nuestras espaldas que parecieran sacadas de un episodio de The Walking Dead son solo son algunos ejemplos de cómo atraemos los dramas como la miel a las moscas.

Vivimos en una especie de culebrón malo donde las situaciones surrealistas se suceden; situaciones que en condiciones normales evitaríamos como a la peste pero que, una vez dentro, nos lanzamos de cabeza contra ellas.

Ex novias
Todas tenemos un pasado, pero algunas del árbol caído llegan a hacerse una mansión. Dentro de este grupo, podemos diferenciar a dos tipos:
– “Novias mentales”: son las que tienen una relación con sus ex como si fueran pareja, pero sin sexo. Así pues, no sólo empiezas a salir con una chica, sino que tienes que salir con la ristra de ex que arrastran a sus espaldas como si de una horda de zombis se tratara, lo que lleva a todo tipo de situaciones surrealistas que pueden terminar por agotar tu paciencia.

– La lista: hablan de su ex constantemente, siempre tienen alguna anécdota que contar con respecto a ellas o bien se dedican a destriparlas a la mínima. Si Uma Thurman en Kill Bill tenía una lista de todas aquellas personas a las que iba a matar, tu pareja hará lo propio con sus ex.

Young Woman Discussing Problems With Counselor

Endogamia
Ya lo decía Alice de The L Word: todas las lesbianas estamos conectadas entre nosotras. Ana ha salido con María, que a su vez ha salido con Carmen, que es ex de Laura, que fue la primera novia de Ana. ¿Te suena? Es el pan nuestro de cada día en cualquier garito de tu ciudad. ¿Quieres drama? Prueba a enrollarte con esa chica por la que medio bar suspira, te ganarás más enemigos que Batman.

Dependencia
Lo dice el chiste: “¿Qué se lleva una lesbiana a su segunda cita? El camión de la mudanza”. Y es que algunas, en su afán de drama y posesión, deciden irse a vivir juntas (y a hacer todo, absolutamente todo, juntas) demasiado pronto. Se crea una dependencia en la que la una no sabe hacer nada sin la otra, lo que lleva a problemas de celos, control, chantaje o manipulación. De repente, cosas como ver una serie sin tu pareja se convertirán en una declaración de guerra, y, lo que se suponía era un cuento de hadas se acaba convirtiendo en una relación abusiva, tóxica e insana. Vamos, lo que viene siendo una pesadilla. Si tu pareja empieza a parecerse más a la niña de El exorcista que a esa chica tan maja que conociste, ¡huye!

In&Out
Estar fuera o dentro del armario es una decisión del todo personal, nadie puede obligar a otra persona a estar en cualquiera de esas situaciones contra su voluntad. He aquí donde reside el problema de algunas parejas, una está fuera y otra dentro. A priori, suena al argumento de una comedia desternillante, pero cuando empiecen los problemas, no querrás estar ahí para verlo.

El drama engancha, es adictivo cual droga de diseño. Hay quien se regodea en él, se embadurna de su esencia y acaba cubierta de mierda hasta las cejas, la cual te salpicará si andas cerca. Si la ves, ¡corre mientras puedas!

Click aquí para cancelar la respuesta.