Las seis mentiras del porno gay: cosas que ves en las pelis y que no se corresponden con la realidad

El porno gay es algo que puede hacer disfrutar mucho a quien lo ve pero que no hay que tomarse al pie de la letra. Por muy real que parezca, normalmente se trata de ficción y sus protagonistas, como ya sabes, son actores especialistas en el tema. El porno gay puede estar bien para inspirarse, divertirse y recrearse, pero no necesariamente para guiarse.

Seguro que más de una vez te has sorprendido al ver algunas escenas en la que todo es demasiado inverosímil. Para no que no te confundas ni te generes falsas expectativas, no olvides que detrás de los rodajes de películas porno gay hay una serie de trucos y recursos cinematográficos. No todo lo que ves es real, así que nada de frustraciones. Estas son las seis mentiras más comunes del porno gay.

Mentira 1: Tener sexo al aire libre es fácil

En las películas porno gay parece que tener relaciones al aire libre es algo bastante sencillo, pero  sin embargo esto no siempre suele ser así. La última vez que intentásteis tener sexo en aquella calita, la arena de la playa empezó a colarse por todos los orificios de vuestro cuerpo y, además, empezó a aparecer gente por todas partes. Nada que ver con la escena de aquel vídeo porno en la que los protagonistas tenían sexo anal a la orilla del mar sin que nada ni nadie estropease el momento íntimo. Y es que estás a costumbrado a ver cómo en el porno gay si alguien aparece mientras los protagonistas tienen relaciones al aire libre es un actor dispuesto a unirse a la escena. En la vida normal, sin embargo, suelen aparecer espontáneos que harán que tengáis que vestiros apresuradamente, sacudiros la arena y hacer como que no ha pasado nada.

Mentira 2: Los penes aguantan horas erectos por sí solos

Son muchas las horas que los actores porno pasan rodando sus películas, así que ya te puedes imaginar que mantener la erección durante tanto tiempo no es tarea fácil… Entonces, ¿cómo lo hacen? Hay muchos actores porno que han confesado que para mantener su pene erecto durante largas jornadas de rodaje utilizan Viagra. Y es que, aunque muchas escenas no duren más de veinte minutos, la grabación de las mismas puede llevar hasta cuatro horas. Además, ten en cuenta que al ser un rodaje cinematográfico, hay cortes entre tomas en los que los actores aprovechan para descansar y relajarse para, después, continuar de nuevo como si nada hubiese pasado.

Gays

Mentira 3: Todo entra rápida y fácilmente

El sexo anal no siempre es fácil. Aunque estéis acostumbrado a hacerlo, la dilatación del ano requiere de unos preliminares que, en las películas porno, no siempre se produce. Estimularlo con la lengua, los dedos o pequeños juguetes sexuales suele ser algo bastante útil y placentero que además hará que la penetración sea mucho más sencilla. Sin embargo, en algunas escenas de porno gay habrás visto que los actores pasan directos a la pentración, a veces incluso sin ni siquiera haber utilizando lubricante. A pesar de que no hay que olvidar que son actores porno y expertos en la materia, no olvidemos que detrás de las escenas hay una preparación y que, aunque no se muestre el proceso de dilatación previo, no quiere decir que no lo haya habido.

Mentira 4: Es muy sencillo hacer posturas extrañísimas

Mucha flexibilidad y un montón de clases de yoga deben de hacer falta para realizar algunas posturas de esas que se ven en las películas porno gay. Y es que, aunque esas poses extrañas que se suelen ver en el cine gay para adultos no son las más fáciles de hacer, a menudo resultan ser las más visuales y llamativas de cara al espectador. Pero claro, otra cosa es llevarlas a la vida real… Hay que tener cuidado a las horas de imitarla, ya que no todo el mundo cuenta con la experiencia en la materia que tienen los actores porno y, a no ser que uno sea acróbata o extra del Circo del Sol, no va a ser tan senccillo realizarlas. Ten en cuenta que los protagonistas de las películas porno, cuando no estén trabajando, puede que recurran a la clásica postura del perrito y a la del misionero en lugar de simular que están jugando al Twister.

Mentira 5: Al eyacular salen chorros y chorros de semen

Puede que un actor no haya conseguido aguantarse y haya eyaculado antes de tiempo, que la corrida no se haya grabado correctamente o que el director quiera que en la escena haya mucho más semen del que produce un hombre normalmente. En esos casos, se utilizan trucos mediante los cuales se simula el semen. Para ello se usan lubricantes con una textura y color similar, así como otras cremas y geles que dan el pego a la perfección. Desconfía si ves que en la película el semen sale con demasiada presión y a chorros gigantes, ya que significa que detrás hay un instrumento que no es precisamente el pene, pero que también lanza a presión un líquido de tono blanco.

Mentira 6: Todo está limpio y preparado

Ya sabes que el sexo anal gay requiere una limpieza y preparación previa, sobre todo por parte del pasivo. Para no manchar, es necesario contar con una correcta higiene de la zona que puede realizarse mediante duchas anales o enemas que limpian el ano por dentro y lo dejan libre de impurezas. Todo este proceso no suele verse en las películas porno gay en las que el hombre que desempeña el papel de pasivo ya aparece preparado para la acción, independientemente de dónde y cómo transcurra la escena. Sin embargo, si el espectador viese el making of se daría cuenta de que detrás de esa falsa espontaneidad ha habido una preparación por parte de los actores para tener la máxima higiene y que todo resulte natural.

Ya sospechabas que en el porno gay también había trucos., pero saber que no todo lo que ves en él es totalmente cierto no va a hacer que lo disfrutes menos. Y es que el porno es un elemento más para disfrutar del sexo. Puede hacer que vuele tu imaginación y, aunque no hay que tomarlo como un recurso didáctico, sí que te inspirará en algún momento de cara a desarrollar tus propias fantasías sexuales.

Click aquí para cancelar la respuesta.