¿Las rupturas son contagiosas? Por qué la separación de otros podría hacerte cuestionar tu propia relación

Lo has pensado más de una vez últimamente. Cuando sus relaciones parecen estar mejor que nunca, eres testigo de cómo todos (o muchos de) tus amigos se separan de repente. Como si hubiera una especie de plaga contagiosa de rupturas. Y es que al parecer las rupturas también tienen temporadas, las vacaciones suele ser una de ellas, y tener un grupo de amigos que estrenan soltería puede hacer que tu entorno ideal y estable se tambalee un poco. ¿Serás el siguiente? No tengas miedo a hacerte esta pregunta.

¿Alguna vez has cortado con alguien justo después de que lo hiciera un amigo?
Resulta que, en lo que respecta al divorcio, tienes un 75% más de probabilidades de separarte de tu pareja si ves que un colega cercano o un familiar lo hace (y un 33% más de probabilidad si es amigo de un amigo). A ver, las rupturas no son virales, pero es cierto que hay una energía extraña en tantas relaciones aparentemente perfectas que se disuelven a la vez como un brote incontrolable. Y si estás dentro de ese círculo infeccioso es normal que analices la tuya. Vamos a ello.

1. Cuestionas tu relación por los sacrificios que has hecho

Cualquiera que esté en una relación te dirá que mantenerla viva requiere trabajo e implica un compromiso, pero que vale la pena si es la persona adecuada. Sin embargo, ver a tu amiga mudarse a un nuevo país después de que la abandonara  su chico te hace pensar inmediatamente en si has renunciado a algo que deseabas por tu relación. En muchas ocasiones las cosas importantes de la vida, como el trabajo, los viajes o los grandes pasos para perseguir un sueño pueden dejar de ser prioridades a favor de la relación romántica. Por eso cuando vemos que las historias de nuestros amigos se desmoronan, de repente aparece un giro de guión que no esperábamos. Eso no significa necesariamente que tú también tienes que separarte, pero si sientes que no has dedicado suficiente tiempo a tu carrera, por ejemplo, es buen momento para canalizar este sentimiento de pánico en algo útil, como averiguar qué áreas de tu vida sientes vacías.

2. Te das cuenta de que renunciaste a amistades por tu relación

Seguro que tú también tienes una “gran amiga” que desapareció cuando se echó novio y nunca más la volviste a ver excepto cuando su chico está fuera de la ciudad. Bienvenida al club de amistades despreciadas. Estar en una relación, incluso cuando tus amigos siguen teniendo prioridad, hace difícil mantener la cercanía de todos, de hecho las parejas casadas pierden muchos de sus vínculos sociales a favor de su relación. No lo decimos nosotros, lo dicen las estadísticas. Nuestras amistades más importantes suelen durar más que muchas relaciones románticas o matrimonios. Eso sí, si ignoras a tus amigos una vez que te involucras en una relación romántica seria, puedes descubrir que no están tan interesados en seguir a tu lado una vez que esta termine. Si te pone nerviosa al ver a tu amiga soltera completamente sola porque abandonó a todos sus amigos por su última relación, quizás deberías asegurarte de cuidar y mantener a la gente que está en tu entorno personal. Conseguir el equilibrio entre tu relación y tus mejores amigos es más saludable que invertirlo todo en un novio.

puzzle pieces which form a heart

3. Es posible que te pierdas la libertad de estar soltero

Tener a todos tus amigos solteros puede hacerte sentir un bicho raro. Es normal que de repente te agobie ver a tus amigos entenderse entre ellos con sus vidas dadas la vuelta, te recuerdan lo bueno de la amistad y de elegir a quién quieres ver y cuándo, sin preocuparte por lo que tu pareja pueda pensar o querer. Ya sea porque tu amigo tenga más tiempo para salir o para retomar sus hobbies, la soltería puede parecer emocionante si estás en una relación en la que no te sientes libre de hacer esas cosas. Es muy simple: consigue una pareja que no espere que cenéis juntos todos los viernes por la noche o que se enfade cuando haces cosas por tu cuenta.

4. Tanta ruptura te hace pensar en liarte con otras personas

Ver a tu amiga dejar una relación y hablar con tanto entusiasmo sobre las múltiples y variadas relaciones sexuales que tiene a lo largo de la semana puede provocar un declive sexual en tu propia relación. No te confundas. La vida sexual de una pareja siempre experimente altibajos a largo plazo, pero si de repente la idea de tener un affaire suena más atractiva (incluso obsesiva) que acostarte con tu pareja, háztelo mirar. Las fantasías siempre nos dan información del momento en el que estamos con nuestro compañero. Quizás sea bueno para ti volver a evaluar vuestra relación, incluso considerar tomar un descanso.

5. Te preguntas si estás en una relación solo porque toca

Al igual que las rupturas pueden ser contagiosas, también lo pueden ser las relaciones. Cuando todas tus amigas se echan novio a la vez es fácil sentir la presión de hacer lo mismo. Y si las mismas amigas que empezaron relaciones cuando tú lo hiciste ahora están separadas, esto puede hacerte pensar en cuánto influyó la presión social en tu propia unión sentimental. Cuestionar la verdadera razón por la que estás en una relación es aterrador pero no malo. Cuando comenzamos a ver las relaciones románticas de forma más mental, tenemos menos probabilidades de lanzarnos a ello con dudas, simplemente porque nuestros amigos están emparejados. Insistimos, que tus colegas rompan no significa que tú tengas que hacerlo o que todas las relaciones monógamas sean una farsa (esto daría para otro artículo). Pero cuando tantas personas se divorcian después de ver a sus amigos hacerlo, es lógico preguntarse si están haciendo lo que en realidad querían hacer desde hace tiempo o se trata únicamente de volver a sentirse ‘libres’. Tu madre te lo ha dicho mil veces: mantén a tus amigos (solteros o no) cerca, y haz lo que tú quieras hacer, no lo que los demás hagan.

Click aquí para cancelar la respuesta.