Las mejores y peores cosas de hacer un trío gay

Alguien dijo eso de “tres son multitud”. Sin embargo, cuando lo soltó puede que no estuviese pensando en hacer un trío sexual… o sí. Y es que, analizándolo bien, lo de tener sexo con dos personas a la vez puede tener sus cosas buenas pero también algunos inconvenientes. Quieres probar algo diferente y romper la monotonía, experimentar cosas nuevas en el sexo ya sea con tu pareja o por tu cuenta, pero debes saber una serie de cosas. Para realizar un trío hay que estar muy seguro y preparado, sobre todo psicológicamente. Se trata de una experiencia nueva e íntima en la que sois más de dos personas, así que las reglas del juego cambian. Toma nota, te contamos cuáles son las ventajas y desventajas de hacer un trío gay.

Ventajas

Penetrar y ser penetrado

Una gran experiencia para un hombre gay cuyo rol sea el de versátil es la de penetrar y ser penetrado al mismo tiempo. Para alguien que disfrute recibiendo sexo anal pero también penetrando, esta es una de las grandes ventajas que tiene hacer un trío. Se trata de una práctica sexual en la que el chico versátil se coloca en medio de los otros dos para recibir sexo anal por parte de la persona que tiene detrás mientras que él penetra al que tiene enfrente.

La doble penetración

Es algo que suele darse con bastante frecuencia en las películas porno gay y que, reconócelo, te excita bastante cuando lo ves. Eso sí, no es fácil realizar una doble penetración, ya que es necesario que los dos activos se sincronicen bien y dilatar antes con preliminares el ano del pasivo para que la introducción de los dos penes pueda realizarse sin que le resulte molesta. La doble penetración es otra de esas prácticas que no pueden llevarse a cabo en las relaciones sexuales en las que solo está la pareja y que, por tanto, forma parte de otra de las grandes ventajas de hacer un trío.

Puedes descansar

Las sesiones de sexo maratoniano a veces te dejan tan cansado como si acabases de hacer una sesión de crossfit o de spinning. Pero uno de los pros de hacer un trío es que, al ser tres personas, puedes pararte un rato a descansar sin dejar esperando a tu pareja durante la relación sexual. Ya sabes que no va a quedar desatendido, ya que hay otro que te tomará el relevo mientras tú, al tiempo que descansas, le realizas a él o a ellos unos masajes y caricias pausados o les besas para que no quedarte totalmente fuera del juego.

Three pairs of feet in bed

Seis manos mejor que cuatro

Cuando estás en pareja a veces te faltan manos: quieres masturbarle y estimularle el ano a la vez pero al mismo tiempo quieres acariciarle un pezón, que sabes que eso le pone a cien. Aprovecha que en el trío vais a tener seis manos y no, tampoco se trata de que parezca que estáis jugando al Twister y que acabéis haciéndoos un lío, pero aprovechad que sois más para coordinaros. Pensad… ¿Qué os gusta? Ahora podéis cumplir esa fantasía que no podéis realizar cuando sois dos porque os faltaba una pequeña ayuda.

Desventajas

Que uno se quede fuera

Uno de los riesgos de hacer un trío es que dos de los componentes conecten tan bien sexualmente… que se olviden del tercero. Quedarse fuera de la relación sexual cuando se hace un ménage à trois es uno de los mayores temores de quienes se inician en esta práctica. Para que eso no ocurra, es conveniente que los tres hombres que participen sean conscientes de que la finalidad del trío es que todos disfruten. Para que no pase eso de que alguien quede excluído, es importante recordar antes de empezar la necesidad de estar atentos y pendientes de que todos estén disfrutando.

Que no te puedes centrar tanto en una sola persona

En la línea de lo anterior, como vas a estar con dos chicos más, no vas a poderle dedicar toda tu atención a uno solo de ellos. Quizás por eso no tengas la oportunidad de explayarte tanto como si estuvieseis en pareja. Tal vez notes que te faltan manos para abarcarlo todo. Pero recuerda que en un trío te tendrás que repartir entre dos personas para que todos tengan las mismas oportunidades de disfrutar de la experiencia. Ten también en cuenta que, al no estar en pareja, ninguno de los otros partipantes podrá centrarse en tener sexo contigo exclusivamente durante lo que dure el trío.

Que no conoces tan bien al tercero

Si realizas el trío por primera vez con tu pareja y un tercero, la desventaja con la que cuentas es que sexualmente a este no vais a conocerle tan bien, al menos de momento. Por tanto, será como una primera vez que los dos compartiréis con alguien y en la que iréis descubriendo qué le gusta en el sexo y qué no. Lo mismo ocurrirá a la inversa. En principio no esperes que él te haga eso que te hace tu novio y que tanto te gusta, ya que no tiene por qué saberlo. Se trata de una nueva experiencia con una persona distinta y, por tanto, el desconocimiento puede hacer que las técnicas sexuales que empleéis no sean vuestras favoritas.

Que algo cambie en la relación

Si haces el trío con tu pareja puede que temas que la tercera persona pueda gustarle más que tú tras esa experiencia sexual que habéis tenido juntos. Es precisamente ese riesgo, el de que tú o tu pareja os quedéis pillados del tercero, una gran desventaja de esta práctica. Pero cada pareja es un mundo, por lo que es mejor hablarlo previamente, saber en qué punto está vuestra relación y aclarar qué sentimientos y deseos tenéis para que no haya celos, nadie confunda sus sentimientos ni se produzcan malos entendidos despues de hacer el trío.

Ahora que ya conoces los pros y los contras de hacer un trío, es tu turno de valorar si realmente te apetece o no hacerlo. La situación es diferente dependiendo de si tienes o no pareja, ya que tendréis que tener en cuenta una serie de matices respecto a vuestra relación. A la hora de hacer el trío, recuerda que todos sois iguales, no dejes a nadie desatendido, sé generoso con todos y sobre todo, no olvides tener sexo seguro para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

Click aquí para cancelar la respuesta.