Las 6 fantasías sexuales favoritas de las españolas

Todas hemos tenido fantasías sexuales de algún tipo y quien diga que no, miente. Desde hacerlo con tu actor favorito hasta terminar haciéndolo en un teleférico, la imaginación no tiene límites y la sexualidad tampoco.

Las fantasías sexuales forman parte de nuestra erótica, como lo pueden ser el porno, masturbarse o follar. Las hay de todos los colores, pero algunas son más recurrentes que otras. A continuación las 6 fantasías sexuales favoritas de las españolas:

1. En la variedad está el gusto. De entre todas las fantasías ésta sea la más recurrente. Imaginar escenas sexuales en las que aparecen dos o más hombres probablemente tenga una relación directa con el porno o la dificultad de llevarlo a cabo en la vida real, por miedos, cultura, etc. En concreto, una de las anónimas que ha hablado para El Sextante comenta que le encantaría “con dos señores a la vez con el aparato enorme”.

2. La sumisión. Suele ser habitual la inventiva relacionada con la mujer como objeto pasivo y sumisa que se deja hacer a lo Anastasia Steele con el Señor Grey. El sado también es mayoritario, algo que si analizamos nos da mucho que pensar en cuanto al papel de la mujer en la erótica y en lo social. Lo de dominar era algo que no nos hemos permitido, porque nos habían educado en que eso es sucio. Obviamente las mujeres que hablan de esto cuentan que “no me gustaría hacerlo en la vida real, por eso es una fantasía, nada más”.

3. Los lugares más bizarros. No sólo importa el cómo y con quién sino también el dónde. La cama está muy vista y entre las mujeres españolas gusta imaginar escenarios tan variopintos como los baños de los aviones, los parques, los ascensores, la mesa del despacho, la piscina y el probador de una tienda. El riesgo y la aventura, la curiosidad por lo desconocido generan un placer innato y es que las situaciones que conllevan peligro, provocan un aumento de dopamina, neurotransmisor que procesa los estados de emoción positiva.

Man kisses woman on the arm in an intimate setting

4. Regreso al pasado. Invocar a los ex novios en escenas eróticas también es más habitual de lo que pensamos. “Me encanta imaginar que mis dos ex me acarician y yo me dejo hacer”, dice María de 28 años. En este caso, la imposibilidad una vez más, de poder llevarse a cabo nos hace pensar que la fantasía sea tan placentera. “Lo curioso es que terminé fatal con los dos, ambos me dejaron por otras”, asegura una anónima.

5. Los uniformes no pasan de moda. La autoridad y los uniformes siguen entre los básicos. “Imaginar que viene un bombero a rescatarme y después le suplico que se desnude me encanta. Ese cuerpo tan esculpido y sudoroso después de quitarse el uniforme es una de las cosas que más me pone”, asegura Alicia de 32 años. Parece que el cuerpo de bomberos sigue estando más activo que nunca.

6. Juego de máscaras. Una vez más lo desconocido juega un papel importante en la erótica femenina. Hacerlo con un extraño aparece entre las fantasías más comunes. El deseo, el morbo y el miedo se mezclan para dar lugar a un cocktail perfecto de placer. “Voy por la calle y me encuentro con un tío al que me llevo a un callejón y ahí lo hacemos con mucha pasión y descuido. En la vida real no podría hacerlo con los riesgos que eso conlleva. Sobre todo porque tengo pareja”, cuenta Sara de 31 años.

Dicho esto, a veces sucede  que de la ficción a la realidad hay un chasco. “En mi relato él era maravilloso, hacía todo lo que yo le pedía, era sumiso y sexy. En la realidad resultó no dar la talla”, cuenta una anónima.

Lo más interesante de todo esto es que fantasear es gratis y se puede disfrutar al 100%, ¿puede haber algo mejor que eso? Déjate llevar.

También te puede interesar…

Click aquí para cancelar la respuesta.