Lamer los ojos y parejas artificiales: algunas rarezas sexuales de los japoneses

Cuando pensamos en los japoneses, además de visualizar a personas muy trabajadoras y más avanzadas que nosotros, en lo que a tecnología se refiere, también nos vienen a la cabeza algunas excentricidades. Y es que Oriente y Occidente siguen teniendo diferentes formas de entender de la vida, y por lo visto, también el sexo. Estos son algunos ejemplos de tendencias en sexualidad de los japoneses, que nos siguen llamando la atención, al menos, a los españoles:

1) Parejas artificiales: Los hay que tienen pareja y la ignoran, pero también los hay que se sienten tan solos que se enamoran hasta de su almohada. Las ‘almohadas del amor’ pueden tener su versión masculina, como un novio que te echa el hombro para dormir, o su versión femenina, ilustrada generalmente con algún personaje de anime japonés. Causan tal furor entre los nipones solteros, que incluso uno de ellos decidió contraer matrimonio con su almohada. Dando un toque más realista, incluso tanto que da miedo, cada vez se humanizan más las muñecas de goma.

muñeca

Así, han aparecido prostíbulos de muñecas, o más bien robots hiperrealistas,  puesto que hay que tener en cuenta que el precio de una de estas muñecas es muy elevado, y  por ello no es tan de extrañar que algunos prefieran alquilarlas por horas.

2) Lamer los ojos: Estamos a favor de salir del coitocentrismo, es decir, de entender que el placer puede alcanzarse de múltiples formas y no solo a través del coito, pero quizás no todas sean igual de excitantes. Así,  la última moda de los jóvenes japoneses se basa en lamer el ojo de su pareja, para provocarle sensaciones placenteras.  Esta nueva versión del beso se denomina Eyeball Licking  y  se basa en la idea de que en la córnea existen un gran número de terminales nerviosos, convirtiéndola en un área muy sensible.

3) Tendencias en ropa interior: Otra de la moda de las japonesas, es imitar al personaje de una conocida serie de anime japonés llamada ‘Hestia’, que realza sus pechos con un lazo que se ata en cada uno de sus brazos. De esta manera, cada vez más japonesas han tomado ejemplo, atándose un lazo bajo los pechos, para hacerlos parecer más grandes. Así, sin corsé ni nada. No es la única rareza en cuanto a ropa interior se refiere, si bien es común que los hombres compren ropa interior femenina usada (ya lo hacemos también en España), la nueva moda es el llamado juego de ‘Pantsu Getta’, donde una mujer esconde su ropa interior usada en la ciudad para que los interesados jueguen a buscarla.

4) Asexuales: La moda sexual de los japoneses que está más en auge es precisamente dejar de tener sexo. O al menos, no con otra persona. En Japón crece alarmantemente el número de parejas que decide no practicar sexo, lo que de hecho provoca ciertos problemas de natalidad, ya que hay parejas que incluso recurren a la fecundación in vitro para tener hijos y no tener que pasar por el “mal trago” de tener relaciones juntos. ¿El motivo? La pereza, ni más ni menos. La presión laboral es tan excesiva que pensar en afrontar la presión de dar placer a la pareja, se hace un mundo. Por ello crecen los locales donde poder pasar un buen rato en solitario, o acompañado de una película de ‘hentai’ y un juguete de masturbación masculina desechable.

Click aquí para cancelar la respuesta.