La vuelta a la rutina, ¿afecta a la libido?

Y no nos referimos a la vuelta al cole de los enanos, que también, sino a la vuelta a la rutina: se acabaron las vacaciones y las horas por delante para el relax, hay que volver a trabajar (y habitualmente la vuelta al trabajo tras días de descanso suele ser caótica), madrugar, etc. Todo esto afecta al ánimo, pero, ¿no pasa factura también al deseo sexual?

Todo indica que sí, básicamente porque tras los días de vacaciones llega lo que se denomina “depresión postvacacional”: “Se caracteriza por ser un breve periodo de readaptación a la carga laboral en el que echamos de menos el tiempo de descanso y diversión. Nada patológico. Sin embargo, este sentimiento de melancolía puede afectar ligeramente a nuestro deseo sexual”, comenta la sexóloga María Escaplez.

Ojo que decir que “puede pasar” no implica que ocurra en todos los casos, pero el factor de riesgo está presente: “Aún así, esto no es alarmante dado que el periodo de readaptación es breve y no estamos hablando de un evento que se repita constantemente”, añade.

Excited pair of lovers

El sexo, de hecho, puede ser una ayuda contra estas emociones de tristeza y nostalgia: “Simplemente porque durante el encuentro erótico se liberan hormonas de efecto positivo en la psique”, cuenta.

¿Hay truquillos para intentar que el ánimo no decaiga y que acabe afectando a la esfera sexual? Sí: como sigue haciendo buen tiempo (lo peor llegará cuando haya menos horas de luz o se cambie al horario de invierno), aprovecha las horas libres para salir a la calle, compras, terraceo, estrenos en el cine, visita a esa boutique erótica para la que nunca tienes tiempo, lecturas… todo lo que te permita “estirar” la sensación de tiempo libre y ocioso.

Comparte esos planes con tu pareja y si, como es el caso, la canícula no permite disfrutar mucho de la calle, planea cosas dentro de casa: un baño erótico, una cena con exquisiteces (y no hablamos solo de las viandas), un encuentro con amigos, un detalle hot, etc.

Click aquí para cancelar la respuesta.