La ruleta rusa del SIDA también se juega en España

La ruleta rusa es ese juego en el que solo se pone una bala en el tambor del revólver, y se dispara a la sien, sin saber si la bala saldrá disparada o no. El juego de la ruleta rusa sexual es algo parecido. Consiste en tener sexo sin saber si vas a contagiarte del virus del SIDA esa noche o no, pero asumiendo el riesgo.

El juego es sencillo. Se organiza una orgía para practicar sexo en grupo sin preservativo con un añadido: hay un invitado que tiene el virus del SIDA y nadie sabe quién es.  Por norma general, se trata de encuentros entre hombres homosexuales, aunque también hay  casos de orgías heterosexuales y bisexuales.
La prensa ya recogió varios casos en España. Así lo han afirmado más recientemente médicos del Hospital Cliníc de Barcelona  o testimonios que relataron en su momento,  que estos se encuentros se organizan por internet también en Madrid y Valencia .

Si bien se trata de un movimiento que se inició en Estados Unidos en los años 90 y que en España se realiza de forma muy minoritaria, sorprende que lejos de desaparecer, sigan apareciendo casos.

Hiv- Aids

Los médicos se sorprenden especialmente de los motivos que dan las personas que acuden a los centros por haberse infectado practicando estos “juegos”,  ya que creen que una vez infectados se podrán tratar fácilmente y no tendrán que usar nunca más preservativo,  lo  que muestra un total desconocimiento de la enfermedad y una conducta de alto riesgo social.

Desde Apoyo Positivo aportan que “En España seguimos con un nivel deficiente de concienciación sobre VIH e infecciones de transmisión genital. Y eso que el número de nuevos diagnósticos VIH+ ha aumentado desde 2005, y que España tiene tasa de VIH por encima de la media europea (en España son 9,4 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 5,8 de la media europea)”.

Concretando por zonas, aclaran que “Madrid es la segunda ciudad europea donde más han aumentado los diagnósticos de VIH en hombres que tienen sexo con hombres, por detrás de Londres. La mitad de los diagnósticos VIH+ en España son tardíos, esto es, con peor pronóstico para la salud”.

Sin embargo matizan que si bien las ruletas rusas del SIDA tuvieron más auge en pasadas décadas, actualmente es una práctica mucho más residual, y que además hay que tener en cuenta que “una persona con diagnóstico VIH+ en casi todos los casos tiene un seguimiento clínico y tratamiento antirretroviral, con altas posibilidades de obtener lo que se conoce como carga viral indetectable, esto es, unos niveles de carga viral tan bajos en sangre, flujo vaginal y semen que no se transmite el virus aun con la reiteración de prácticas desprotegidas de alto riesgo”.

Por eso, señalan que el verdadero riesgo actualmente no está tanto en “tener sexo desprotegido de manera intencionada con personas que saben que tienen VIH, sino en tenerlo con aquellas personas cuyo estatus serológico desconocen ellas mismas”.

Es decir, que el riesgo radica en que la persona no sepa que tiene el virus y lo transmita por no tratarse. “La presunción de seronegatividad de VIH- nuestra y de nuestras parejas sexuales- es la verdadera ruleta rusa”.

Así, insisten en que esa idea de que el SIDA es una enfermedad que no nos puede tocar, que está sujeta a estereotipos y que seguro que alguien “majo” o “con mucha higiene” no lo va a tener y arriesgarse a tener sexo sin preservativo, es un riesgo mucho más real. “Los virus no entienden de contextos normales o desconfianzas, sino de prácticas protegidas o desprotegidas”, concluyen.

Click aquí para cancelar la respuesta.