La erótica del 2.0: los nuevos juguetes sexuales digitales

Las tecnologías nos rodean y forman una parte importante de nuestro tiempo, trabajo y ocio. Ahora han llegado a uno de los placeres de la vida: el sexo. Se les conoce como los juguetes eróticos 2.0 y tienen múltiples usos para conseguir el orgasmo más tecnológico y placentero.

Existen para usar en pareja, pero están especialmente pensados para usarlos en solitario, de esta forma no es necesario contar con nadie para sentir placer y ya ni siquiera es necesario hacer uso de la imaginación.

crescendook

Empecemos: MysteryVibe, una compañía inglesa, ha desarrollado el primer juguete erótico del mundo, un vibrador flexible que va tomando la forma que se desee tan sólo descargando una app desde el móvil. Este aparato llamado Crescendo cuenta con años de investigación, lo que le permite tener seis cargadores que pueden combinarse entre sí, así como poder programar el número, intensidad, forma, duración de la vibración, la temperatura. Se pueden descargar además nuevos tipos de vibraciones accediendo a la página web de la marca. ‘Crescendo’  se puede usar con música y otros dispositivos y es ideal para estimular el punto G, según cuentan sus creadores.

La tecnología también explora la simulación a través del tacto, con dispositivos como Hello Touch, de Jimmy Jane, dos estimuladores-vibradores que se adaptan a los dedos, para que las caricias adquieran una nueva dimensión. Está pensado para potenciar las sensaciones del tacto, más que para concentrarse en los genitales. Consiste básicamente en una muñequera y pequeños vibradores para poner en los dedos.

Tecnología también en la lencería
El 2.0 ha llegado hasta a la lencería. En concreto, Ravijour, firma japonesa, ha lanzado al mercado el primer sujetador inteligente que solo se abre si la persona que lo lleva está lo suficientemente excitada. Este sujetador tecnológico se controla con una app del móvil de la mujer que lo viste, y monitoriza su ritmo cardíaco. Cuando la frecuencia cardiaca ha llegado a un estado de excitación suficiente, se desbloquea el broche del sujetador, por lo que la pareja podrá abrirlo sin problemas. En ese caso a más de uno o una le evitará tiempo y nervios a la hora de desenganchar estas prendas.

Para no caer en la rutina en pareja también existen tecnologías como lo es el Kamasutra tecnológico: iKamasutra. Se trata de un vibrador inteligente que se conecta por Bluetooth con el móvil, y cuya app de control remoto permite manejarlo a miles de kilómetros de distancia de la pareja. Es una aplicación pensada para parejas que viven separadas, ya que además la app “Chat App”, permite conectar el vibrador con el móvil de la pareja para que lo maneje desde la distancia como desee.

También, los relatos eróticos vuelven a estar de moda gracias a un nuevo juguete llamado Little Bird, de nacionalidad francesa y comercializado por B-Sensory. El aparato, se maneja también desde el móvil y se conecta a una aplicación vía Bluetooth, que se puede bajar al teléfono o a una tablet. Una vez sincronizados los dos dispositivos, se puede empezar a disfrutar de la literatura. Cuando el relato empieza a excitar a su dueña, le da un toquecito a la pantalla para que el vibrador funcione. Cuenta con 10 velocidades diferentes de vibración y con una autonomía de una hora y media. La fundadora de este proyecto conseguido gracias a una campaña de crowdfunding, aseguró que quería unificar la literatura erótica y el poder de las palabras con el potencial de los servicios de conexión para crear una nueva forma de leer y divertirse, sola o acompañada.

semenetteok

Pero no creáis, que hay más… La crème de la crème llega de la mano de un invento pensado para dar placer y poder concebir. Su creadora, Stephanie Berman, una experta en salud reproductiva de Boston, quería que su mujer se quedara embarazada, y hartas de los métodos tradicionales de inseminación artificial, pensó en alternativas. Semenette, que así se llama el dildo, tiene un pequeño agujero y un tubo dentro que con un sistema de propulsión manual eyacula diferentes sustancias. Si una de ellas es semen, el juguete tiene la capacidad de dejar embarazada a su usuaria. Semenette sirvió de método de concepción de la primera hija de la creadora. Digno de ciencia ficción. El método está especialmente pensado para parejas homosexuales, pero además de para inseminar, muchos lo utilizan también como juego placentero.

Después de haber hecho un repaso a la industria más puntera del 2.0 y los vibradores más completos del mercado, cabe preguntarse si llegará el día en el que nos acostemos con un ciborg. Parece ser que ya están trabajando en ello…

Click aquí para cancelar la respuesta.