La dieta del cucurucho, ¿de verdad el sexo adelgaza?

Aunque hay quien inició la operación bikini hace ya meses, por aquello de llegar a la piscina hecho un adonis (o una modelo), es cierto que es ahora, cuando el verano y el calor llaman a tu puerta, el momento en que los medios, sobre todo revistas femeninas (como si no hubiese varón con kilos de más) nos bombardean, día sí y día también, con dietas: que si la de los champiñones, que si la hiper calórica, que si una de alimentos crudos…

Bien, pues nosotros desde El Sextante te vamos a proponer otro tipo de dieta, con la que también adelgazarás y que además, conlleva una dosis de placer: el sexo. Porque, seamos sinceras, comerse un plato de brócoli hecho al vapor placer placer… lo que se dice placer, más bien poco.

¿Qué si el sexo adelgaza? Claro, de la misma forma que adelgaza (para ser correctos habría que decir “quema calorías”) subir las escaleras en vez de coger el ascensor; o ir andando al curro en vez de ir en coche. Por lógica, toda actividad física supone una quema de calorías, lo que pasa que algunas actividades queman más que otras.

Couple having sex

Evidentemente, más calorías gastarás en función de lo activo que seas: porque, seamos sinceros, si te tumbas en la cama y esperas que el otro/a haga, poco vas a gastar. Así que, manos a la obra, en este caso, manos al amor y dispongámonos a gastar calorías: no estamos diciendo que el sexo sea la solución para esos kilos de más pero si lo acompañas de otras pautas saludables, el objetivo a alcanzar estará más cercano.

¿Cuánto puedes quemar? Pues aquí, como en botica, hay de todo: basta un vistazo rápido por la Red para percatarse de que el número de calorías varía en función de la fuente y de la actividad en sí misma. Algunos autores dicen que una relación sexual de 20 minutos supondría un gasto de 150 calorías, que oye, quemas mucho más corriendo pero claro, es menos placentero que una sesión de sexo con tu pareja.

Los besos también suponen un gasto calórico, mayor cuanta más pasión le pongas (y cuanto más largos sean): un ósculo puede suponer 17 calorías, si es con mucha pasión, añádele unas diez más. Acariciar también gasta: un minuto de caricias supone unas 20 calorías. No, no se trata de que andes trasteando con la calculadora mientras estás en faena, pero te estamos dando ejemplos para que veas que estos pequeños placeres también suponen quema de calorías. Los preliminares pueden suponer unas 25 calorías (por unos diez minutos, cuanto más rato estés, más calorías te quitas). Y por supuesto, el clímax tiene premio: un buen orgasmo puede suponer unas 100 calorías.

Así que ya sabes, aparte de comer sano este verano, beber mucha agua y hacer deporte también puedes sumarte a la dieta del cucurucho. Que ayudar, ayuda. Y además, te sienta muy bien.

Click aquí para cancelar la respuesta.