Kit básico de sexo veraniego para gays

Estas vacaciones, entre chapuzón y chapuzón quizás te entre el calentón. Aquella canción del verano tenía toda la razón cuando decía eso de que cuando llega el calor los chicos se enamoran (entiéndase enamorarse como ponerse a tono). Las olas del mar, el sol que calienta, el agua cristalina de la piscina, los paseos por la arena, la intimidad de tu terraza… Con este marco, seguro que el sexo va a ser el protagonista de tus días de descanso, así que es mejor estar preparado.

Toma nota de lo que necesitarás echar en tu maleta para disfrutar de tu experiencia ya sea en la playa, en la piscina o incluso, en la terraza de tu apartamento en tu lugar de vacaciones. ¡Este es el kit básico de sexo veraniego!

condom

Preservativos
Son imprescindibles y, por tanto, lo primero que debes tener en cuenta a la hora de montar tu kit sexual del verano. ¡Recuerda que el sexo con protección en fundamental! Aunque sea verano y todo te resulte mucho más sexy y desenfadado, no permitas que las prisas del calentón hagan que os olvidéis de poneros el condón. Las enfermedades de transmisión sexual como el Sida, por desgracia, no se van de vacaciones; así que siempre, siempre, practica sexo seguro.
Si vais a hacerlo en el agua recuerda que debéis poneros el preservativo antes de entrar, ya que de lo contrario se resbalará, entrará agua y resultará todo muy complicado. Si realizáis penetración en el agua, chequead cada cierto tiempo que el preservativo no se ha salido con los movimientos. ¡Que la fuerza de las olas os acompañe!

Toalla
Elige una buena toalla y procura que sea grande para que quepáis los dos, los tres o los que se unan a la fiesta. Si estáis en la playa, con una toalla amplia evitaréis acabar de arena hasta las cejas. Parecer una croqueta o un filete empanado puede quitar todo el atractivo sexual al momento, y no queremos eso, ¿verdad? Además, ya sabes cómo es la arena de la playa… se cuela en todas partes. Aparte de ser molesta, la arena puede causar irritación en los genitales, como por ejemplo inflamación del glande, por lo que es recomendable tener especial cuidado para no salirse de la toalla.

Lubricante
Aunque resulte raro, lo cierto es que el agua no necesariamente facilita la penetración. Es por ello que es muy importante el uso de un buen lubricante si vas a practicar sexo en el mar, en la piscina o en la ducha. Para que todo se deslice mejor, lo mejor que puedes hacer es elegir un lubricante que sea soluble en agua, siendo los más indicados los que están hechos a base de silicona por ser los más seguros y resistentes. Estos lubricantes tienen todos los beneficios que presentan los que están hechos a base de agua, pero con la ventaja de poder usarse en piscinas, duchas, mar, jacuzzis… Por cierto, la silicona no daña el látex, así que puedes estar tranquilo porque no destrozará el preservativo.

Vibrador
Venga, que sí, busca hueco, que seguro que en tu bolsa de playa cabe alguno (no te pases, tampoco hace falta que sea muy grande). Te recomendamos que al comprar tu vibrador compruebes que es resistente al agua y sumergible… Nunca se sabe, quizás acabes disfrutando de él dentro de la piscina. Los motores y las baterías de estos aparatos acuáticos están totalmente protegidos para que puedas usarlos con total seguridad sin correr riesgos. Tú eres muy de innovar y un vibrador también puede dar mucho juego en una pareja de chicos gays, así que… ¿por qué no llevárselo también de vacaciones? ¡Todos al agua!

Aceite de masaje
Si un mojito, unas gafas de sol y el sonido de las olas de fondo no son suficientes factores para relajarte, quizás lo que necesites sea un buen masaje. Lo mejor para dar o recibir un excelente masaje erótico es utilizar aceites. Las cremas hidratantes se absorben demasiado rápido y no resbalan tanto, por lo que el uso de aceites es una opción mucho más práctica. Además, como la piel puede ser el mayor órgano sexual del hombre, los aceites harán que, aparte de relajaros, empecéis con unos preliminares que os llevarán a entrar en calor rápidamente antes de pasar a acción (lo de refrescarse ya vendrá luego, que para eso tienes el agua cerca). Hay una gran variedad de aceites eróticos con propiedades afrodisíacas y que, además, contribuirán a hidratar tu piel, (que falta le hará con tanto sol).

Tú decides cómo y dónde usar tu kit, ¡pero hazlo con responsabilidad! Si estáis en la piscina (siempre privada en estos casos) podréis usar las orillas y escalones para apoyaros a la hora de dar rienda suelta a vuestra imaginación y desplegar todo el repertorio de las posturas sexuales que se os ocurran. En la playa, aprovecha las olas para ayudarte a llevar el ritmo. Ah, y recuerda siempre que hay que respetar los espacios públicos, por lo que no debes olvidar elegir el lugar y momento adecuados para no molestar a nadie y encontrar la intimidad que necesitáis.

Click aquí para cancelar la respuesta.