Kamasutra lésbico para el día a día

La imaginación juega un papel muy importante en el sexo, ayuda a imaginar posibles escenarios, posturas nuevas o juegos divertidos. Pero no siempre todas contamos con la misma imaginación; es por esto que voy a darte algunas ideas para estimularla (la imaginación, lo que estimules tú después es cosa tuya).

Sexo oral
Parto de que el 69 ya lo tienes un poco trillado y que te apetece probar alguna cosa nueva. Así que aquí van algunas sugerencias:

– De rodillas: una de las dos puede estar bien de pie o bien sentada al borde de la cama. La otra, de rodillas, le dará placer oral. Puede ir acompañado de penetración vaginal o anal con los dedos o con algún juguete si os gusta. Consejo: ponte un cojín bajo las rodillas, lo necesitarás.

– Sobre la cara: una se tumbará boca arriba y la otra se pondrá de rodillas, dejando sus genitales a la altura de la boca de la que está tumbada. Ya puedes poner en forma tus cuádriceps, porque lo necesitarás para aguantar en esta postura todo lo que te gustaría.

lesbis2

Tribadismo
El tribadismo consiste en el roce entre los genitales femeninos para proporcionar placer. Hay algunas posturas que lo favorecen más que otras. Huiré de las “típicas” tijeras, tan famosas y tan poco practicadas.

– Misionera tríbada: la que está debajo rodeará con sus piernas a la que está encima y juntarán sus vulvas. Sentirás cómo el placer empieza a aumentar y te costará parar.

– Cowgirl: una se tumbará boca arriba y la otra se pondrá encima a horcajadas. La de arriba tendrá todo el control y podrá moverse al ritmo que desee mientras la de abajo puede estimular los pezones de la otra, el clítoris o agarrar las caderas de la otra y ayudarla a moverse.

Sexo vaginal
Para cambiar un poco las tornas, vamos a darle la vuelta a la tortilla.

– Boca abajo: una se tumbará boca abajo. La otra podrá empezar con un masaje por todo el cuerpo (pero uno sensual, ¡olvídate de querer parecer una fisio!), rozando las partes más sensibles para que se vaya excitando. Y, cuando no pueda más, introduce un dedo (o dos). Puedes quedarte de rodillas mirando mientras le penetras, tumbarte sobre ella, rozarte contra su pierna o su culo… Dale un poco a esa cabecita que seguro que algo se te ocurre.

Sexo anal
No a todo el mundo le gusta y es algo que se debe hablar previamente para ahorrarnos problemas. Pero si ambas queréis pasaros al lado oscuro de la fuerza, aquí van algunas ideas:

– Beso negro: no se suele hablar mucho de él pero puede ser muy placentero. Con una correcta higiene no tiene por qué haber ningún problema. Y si queremos unir placer e higiene al mismo tiempo, en la ducha una puede ponerse de espaldas a la otra, y esta se arrodillará y estimulará con su lengua el ano de la otra mientras el agua os cae por todo el cuerpo. Un placer para los sentidos.

– Contra la mesa: estampa a tu pareja contra esa mesa de comedor que tienes mientras le penetras, bien con los dedos o con un arnés, y a disfrutar del sexo salvaje.

¿Cuáles te pides para este verano?

Click aquí para cancelar la respuesta.