Juguetes eróticos por 12.000 euros y otras extravagancias del placer

En cuestión de lujos, las posibilidades son infinitas: hay quien le gusta apostar por el arte, otros, por los vehículos; otros, por las joyas e incluso los hay que puestos a dejarse un pastizal, se lo dejan en algo tan íntimo como un juguete erótico. Porque sí, aunque no lo creas, existen juguetes sexuales que suponen un riñón y parte del otro, bien sea porque su fabricación sea artesanal y sobre todo, por los materiales que se utilicen, en muchos casos, metales preciosos como el oro.

Hoy te descubrimos algunas joyas hot que puedes encontrar en el mercado, verdaderas obras de arte destinadas al placer, tanto masculino como femenino.
Una de las marcas más conocidas por fabricar estos objetos es la firma Lelo: como curiosidad sobre su gama fabricada en oro de 24 quilates, hay que contar que, según nos cuentan en la boutique erótica Lily Blossom, son a menudo adquiridos por residentes en Dubai porque, al estar fabricados en estos metales, los pueden hacer pasar desapercibidos en la aduana.

lelook

Entre su catálogo exquisito están Inez, un masajeador femenino artesanal, que se hace solo por encargo, realizado en acero inoxidable o bañado en oro de 24 quilates. ¿Precio? 12.000 euros, (esperamos y confiamos en que proporcionen muchísimo placer a su propietaria); otro aristócrata del placer es Olga, de fabricación similar al anterior, cuenta con una punta aplanada para las zonas erógenas externas. Su precio supera los 2.700 euros. Otro masajeador vulvar más discreto es Yva (casi 3.000 euros). También disponen de bolas vaginales en oro (2.490 euros) y de un juguete pensado para banqueros, porque los que manejan el dinero también necesitan de placer: se trata de Pino, un anillo vibrador que va acompañado de unos gemelos y de un clip atrapa-billetes.

vibrador

Otros cachivaches sexuales de alto-standing son we vive IV, de la firma We vive: “Es un juguete para usar en pareja, aunque también se puede en solitario. La parte más delgada se introduce en la vagina y la más gruesa va a la zona del clítoris. Al ser tan fino permite la penetración del hombre, con lo cual él también se beneficia de la estimulación. Puede ser usado a través de mando a distancia y también se puede activar con una app”, comentan en Lilly Blossom. ¿Precio? Más modesto que los anteriores: 128 euros.

En el espectro de máquinas al más puro estilo Leroy Merlin pero que sirven para deseos inconfesables, están las denominadas Fucking Machines que como su nombre indica tienen que ver con una taladradora pero para partes íntimas. Las incluimos en este artículo no porque estén realizadas en materiales nobles como el oro, sino por sus precios: las hay que superan las 2.000 libras, como podemos ver en esta web.

muñeca

Y por último, no hay que olvidar las muñecas hinchables de un realismo tal que parecen la vecina del quinto: las Real Dolls, toda una institución en Japón, pueden venderse a partir de 3.000 euros. Y ojo, que las hay incluso con estructura ósea interna, apto solo para muy frikis…

Click aquí para cancelar la respuesta.