¿Hay alguna diferencia entre geles y lubricantes?

Cuando no había tantos productos eróticos era mucho más sencillo: dos lubricantes, un par de dildos y sanseacabó. Pero ahora es un pelín más complicado y puede por ejemplo, que te preguntes cuál es la diferencia entre un lubricante y un gel. Si bien todas tenemos claro el concepto de lubricante (y debieras tenerlo en tu mesilla al igual que tienes condones), no es así con los geles. ¿Son lo mismo? ¿tienen otros usos?

Hablamos con la sexóloga Esperanza Gil, de Sexualmente , quien nos aclara la cuestión.

¿Hay diferencias? “En realidad ninguna. Si bien es cierto que estos cosméticos se han utilizado tradicionalmente para lubricar y así facilitar el deslizamiento en las zonas que desea penetrar (vagina o ano), las nuevas formulaciones han permitido nuevas posibilidades y con ello nuevas aplicaciones de este producto. Así, los lubricantes además de lubricar, hoy en día también pueden ser utilizados para hidratar, realizar masajes, variar y hacer más dulces los juegos orales así como facilitar la excitación y el orgasmo durante las relaciones sexuales. Todo depende de los componentes que incluya”, comenta. Porque ingredientes hay tantos como gustos: aloe vera, vitaminas, saborizantes, azúcares, ingredientes anestésicos o que produzcan frío o calor….

“Quizás por ello se haya tenido que variar la forma de llamarlo, ya que la palabra “lubricante” se quedaba corta para describir todas las posibilidades que pueden ofrecer estos geles de placer”, dice. Lo que explica que coexistan las denominaciones lubricante y gel y lo que puede llevarte a error si no has leído este artículo.

gel

Así, en función de tus necesidades y de lo que busques en ese momento, podrás escoger uno y otro. Pero, ¿cómo escoger cuando hay tanto donde elegir? Pues en esto hay que hacer un poco como con los perfumes, busca algo que se adapte a tu forma de ser. Es decir, que si eres más bien “dulzona” en carácter y te van las fragancias empalagosas, es mejor que te decantes por un gel con toques de rosa, jazmín o ylang ylang, que además son todos afrodisíacos.

También hay geles (que se pueden comer tranquilamente) con sabor a chocolate o toffee. Pero si lo tuyo no son los aromas embriagadores pero buscas hidratación, decídete por un gel de silicona 2 en 1: no tiene perfume pero tiene efecto piel de seda, de larga duración.

Como te decíamos al principio de este artículo, los geles y lubricantes deben ser un básico de tu pack sexual, al igual que los preservativos. Algunas personas los siguen asociando, erróneamente, al paso de los años (yo no necesito eso porque aun soy joven) pero en realidad son esenciales en cualquier relación sexual: el roce, que no estés suficientemente lubricada en un momento determinado, la interacción con el preservativo… Todo lo anterior mejora considerablemente y con ello, vuestra relación sexual, si añades lubricante. Así que no te cortes y dale al botecito.

Click aquí para cancelar la respuesta.