Guía para usar un arnés con tu chico

Los arneses con dildo incluido son uno de los juguetes sexuales más de moda. Pero, en contra de lo que pudiera creerse, son cada vez más usados en las relaciones heterosexuales. Ellos disfrutan del sexo anal con la estimulación de la próstata y el perineo y ellas con el intercambio de roles y la sensación de dominación.

Una de las entradas de la videobloguera Yaiza RedLights, titulada “Los arneses no son cosa de bolleras”, tiene más de 24.000 visitas desde febrero pasado. Dedicada al strap on o uso de un arnés con dildo en hombre, entre parejas heterosexuales, desmitifica en 14 minutos de video la creencia de que estos juguetes son solo usados por parejas de mujeres gays y aconseja cómo puede usarlo una mujer con un hombre. Es decir, ella penetrándolo a él analmente.

Que los hombres disfruten y reciban sexo anal es cada vez más común entre parejas heterosexuales y, como explica la psicóloga y sexóloga Cristina Callao  “no hay que confundir lo que resulta excitante sexualmente con un planteamiento de la orientación sexual. El recto es una zona susceptible al tacto y por tanto, placentera a ser estimulada por la cantidad de terminaciones nerviosas que posee”. Es decir, que a un hombre le gusta que le acaricien y masturben en la zona perineal y rectal no tiene que ver con su orientación sexual.

arnesok

Como siempre, lo mejor es preguntar antes, y si tu chico te pide que practiques ese juego de intercambio de roles, la psicóloga Callao cree que “lo primero que hay que hacer es sentarse a hablar, con una conversación distendida y sincera, evitando reírse o burlarse y, a ser posible, que la conversación no tenga lugar dentro del contexto de la relación sexual, por ejemplo, durante momentos de complicidad y relajación, como en una cena. En el sexo no hay que hacer nada por compromiso, dejar los estereotipos sesgados y divertirse dentro del respeto y consenso”.

Los mejores arneses son los desmontables

El uso de arnés es muy versátil y cada vez están mejor fabricados. Hay cientos de modelos, pero los mejores son los desmontables, que facilitan su limpieza con agua y jabón neutro y con una goma elástica que añade comodidad a su empleo, ya que se adaptan a cualquier talla. Además, los dildos son de varios tamaños. Callao añade como consejo que “antes de introducir un dildo para penetrar la zona anal, se utilicen, por ejemplo, los dedos o un plug anal, puesto que el esfínter es un músculo que tiene la capacidad de expandirse pero requiere que lo tratemos con cariño”. Y sobre todo, tal y como recuerda Yaiza RedLigths, “usar siempre un lubricante de agua y comprobar que la fijación no se suelte fácilmente”.

Click aquí para cancelar la respuesta.