Guía para tener sexo seguro con desconocidos

Durante el invierno, cuando nuestra vida transcurre de casa al trabajo, del trabajo al gimnasio y del gimnasio a la cama (somos optimistas como ves y damos por sentado de que vamos habitualmente al gym), tenemos pocas oportunidades de conocer gente nueva.

Pero en verano la cosa cambia. Salimos de nuestro entorno y de nuestras rutinas, nos apuntamos a actividades en grupo, viajamos con gente diferente o incluso, salimos más de fiesta, aprovechando que no estamos tan cansados. Y así, sin Tinder ni nada, ligamos con personas cara a cara. Lo que a veces conlleva que nos vayamos esa misma noche juntos a la cama.

Hace mucho que aprendimos (aunque quizás algunos no lo recuerden) el famoso eslogan de “póntelo, pónselo”, en referencia al uso de preservativo. Pero para disfrutar del sexo con un desconocido, no viene mal recordar algunas normas básicas del sexo seguro.

Consultamos a la sexóloga Nayara Malnero  sobre cuál podría ser nuestra guía ideal para escarceos de verano, que empieza por llevar siempre el cargador del móvil, tener a buen recaudo nuestra documentación y ser conscientes de que nuestros vecinos también viajan, por eso del “total, si aquí no me conocen”.

1) Preservativo siempre: Incluso aunque usemos otro método anticonceptivo, no hay que olvidar que no se trata solo de prevenir embarazos no deseados. “Usar el doble método es importante para evitar infecciones de transmisión genital, que en verano siempre aumentan”, porque sí, a ti también puede pasarte.

Toasting

2) No pasarse con el alcohol: Sí, en verano los mojitos apetecen mucho, pero no hace falta bebérselos todos. Más allá de que el abuso del alcohol sea malo para la salud, en este caso no hay que olvidar que las copas de más hacen que “la percepción de riesgos y la responsabilidad disminuya. Un buen truco es tener tus preservativos a mano, para que el alcohol confunda menos”. Además, la sexóloga apunta que “que el alcohol es enemigo del placer y del buen funcionamiento sexual, así que luego no nos quejemos”.

3) Lubricante para tus condones: Si quieres que tus preservativos estén en perfectas condiciones, prueba a llevarlos en un neceser en el que los protejas un poco, y en el que además los acompañes con unas monodosis de lubricante. “Las monodosis son muy prácticas y el lubricante es esencial en muchas ocasiones, sobre todo en el sexo anal o si consumimos alcohol, ya que impide la correcta lubricación vaginal”.

4) El amigo cómplice: No nos gusta ser mal pensados, pero tampoco demasiado confiados. Si el revolcón nos surge cerca, no habrá mayor problema, pero si nos vamos a la casa o al coche de un desconocido, mejor avisa a algún amigo. “La seguridad es importante y no solo a nivel sexual, no cuesta nada enviar nuestra ubicación vía Whatsapp o avisar a alguien de que si no estamos mañana al medio día en casa, que nos pegue un toque”. Otra idea es aprovechar los hoteles por horas, para disfrutar a gusto, pero tranquilos.

5) No es no: Si queremos que esa noche sea divertida, ya que la otra persona no conoce nuestros gustos, lo mejor es dejar las reglas claras desde el principio. Que me gusta, que no me gusta, que me apetece hacer y cuáles son mis límites. Incluso no solo en lo sexual, sino también con las perspectivas en lo sentimental. “Ser honestos con uno mismo y con los demás, no está bien dejar corazones rotos en las cunetas”, concluye Malnero.

Click aquí para cancelar la respuesta.