Guía para no quedarte embarazada

Como madre de tres hijos (mientras servicios sociales no le ponga remedio), hoy voy a escribir una serie de consejos para no llegar a mi situación: los métodos “anticonceptivos” que debéis evitar porque no sólo no funcionan, sino que si los realizas te convalidan el CI necesario para ser tronista o sacarte magisterio infantil.

No sé si recordaréis aquella pareja que, en un momento de aprieto y careciendo de preservativo, decidieron usar lo que tenían más a mano… una bolsa de pipas. La cosa es que, a pesar de ser americanos como MacGyver e intentar emularlo, se les olvidó lo más importante: sujetar la bolsa al pene con una coleta del pelo; es por ello que terminaron en urgencias para que le extrajeran la bolsa de pipas de la vagina. Seguro que para el ginecólogo no era el niño más feo que había visto salir de ahí (gracias, Isabel Pantoja, por tanto).

Close up of pregnant woman holding ultrasound scan

Otro de los métodos a evitar es aquel de “en cuanto él se corre, te pones de pie a dar saltitos para que se caigan los espermatozoides”. Podéis hacerlo si queréis, y si seguís 9 meses más dando esos saltitos, se os quedará un culo muy prieto nada más parir. Todo ventajas.

Uno de mis favoritos es “durante la lactancia materna no puedes quedarte embarazada”. Esa es la razón por la que tantos tenéis hermanos con los que sólo os lleváis un año de diferencia. Pero ojo que algo de verdad hay referente a la lactancia. Es imposible que os quedéis embarazadas si sois vosotras las que hacéis lactancia paterna…

Y por último, no os fiéis de la frase “estando embarazada no te puedes quedar otra vez embarazada”. Sé que la habréis leído un par de veces a ver dónde está la trampa. No la hay. Es un fenómeno conocido como “superfetación” y aunque es muy difícil que ocurra, puede pasar. Así que ya sabéis, sed castos y puros durante vuestro embarazo si no queréis comprar dos cunas. A vuestra economía le gusta esto, y a Dios también, que si ya estáis esperando un bebé habéis cumplido con la finalidad del coito… hacerlo más ya sería vicio. Que Dios os acompañe en vuestro día a día. “Himen”.

Click aquí para cancelar la respuesta.