¿Funcionan los extensores de pene?

Ves sus anuncios por doquier: te prometen el oro y el moro. Te aseguran unos cuantos centímetros más que tú crees que necesitas y en los que basas tu felicidad en la cama.. Hablamos de los extensores/alargadores de pene, ese instrumento de tortura digno casi de la Edad Media. Se venden como churros pero, ¿funcionan realmente?

Un extensor de pene se compone de distintas partes que, cuando te llega a casa, debes montar cual mueble de Ikea: hay almohadillas, clavijas, el extensor propiamente dicho, piezas metálicas de distinto grosor… Sus distintas publicidades dicen que puedes conseguir medio centímetro más al mes, hasta 4/5 centímetros más te ofrecen algunos: a más meses de utilización, más centímetros. ¿De verdad?

Vayamos por partes: se considera el tamaño medio de un pene en erección de unos 13,12 cm, en estado flácido, 9,16. Éstas serían las medias. El problema es que mucha gente asocia virilidad y hombría o placer sexual a mayor tamaño del miembro viril, cuando no tienen que ver: “Existe la imagen social de que un pene por encima de la media da una mayor seguridad en que vas a hacerlo bien (con menos esfuerzo, porque claro, tienes LA HERRAMIENTA), en que vas a disfrutar más y a hacer disfrutar más, y en que vas a cortar rabo y tres orejas”, comenta el sexólogo Borja Rodríguez.

Banana Wrapped with Measure Tape

“El porno ha ayudado al mantenimiento y crecimiento de esta idea: se ven penes de tamaño bastante mayor a la media, posturas que ni en un Kamasutra 3.0, una resistencia sexual que a cualquiera del común de los mortales nos podría hacer infartar…”, añade.

Hace unos años, el cirujano plástico Iván Mañero me reconocía en una entrevista que le llegaban muchos pacientes con llagas en el pene por el uso de los extensores. Según él, lo único que funciona para conseguir más centímetros es un alargamiento: “Estos aparatos no funcionan porque el tratamiento es tan largo, y el aparato tan engorroso, que se acaba abandonando. Si no se abandonase quizás se consiguiesen unos centímetros más, lo que no estoy seguro es de que ese crecimiento se mantuviese en el tiempo”, aclaraba.

“¿Funcionan? De forma eficaz y duradera, no. Los que hay suelen serlo por tiempo limitado y en general son bastante dolorosos. Antes de comprarte una caja nuevecita de herramientas, prueba a usar las que tienes, prueba a descubrirte, a no juzgarte y compararte con actores porno o con “el negro del whatsapp”. Disfruta del sexo, sin presiones. Eres algo más que el tamaño de tu pene, y tienes todo tu cuerpo para dar y recibir placer. La hombría y el placer ni se demuestran ni se consiguen por el tamaño de la herramienta, sino por cómo la usas. Y eso solo se puede aprender practicando”, finaliza Rodríguez.

Click aquí para cancelar la respuesta.