¿Funciona la electroestimulación para dar placer?

En las tiendas de artículos eróticos, junto a dildos, vibradores y otros juguetes eróticos, también se encuentran una especie de “baterías” que dan placer a base de descargas eléctricas. Estos aparatos, basados en la tecnología TENS (Electroestimulación Nerviosa Transcutánea), estimulan los nervios de las zonas erógenas con distintas intensidades para conseguir un orgasmo intenso o un hormigueo continuo y placentero. También conocida como electrosex, no produce dolor, sino todo lo contrario.

“La electroestimulación hasta hace poco sólo se asociaba a procedimientos clínicos terapéuticos, deportivos o dentro ya del contexto sexual, a prácticas BDSM relacionadas con el dolor. Sin embargo, ahora se ha puesto de moda la electroestimulación erótica o impulsos eléctricos eróticos que se aplican principalmente en la zona genital de cualquier encuentro sexual con el fin de estimular la zona y obtener placer”, explica María Esclapez, psicóloga y sexóloga.

baterias

Pensados tanto para dar placer a hombres como a mujeres y para utilizarlos solos o acompañados, estos aparatos envían un pequeño impulso eléctrico que actúa a través de los electrodos de silicona con diferentes formas, estimulando directamente con distintas potencias. Aunque no se requiere de formación para usarlos, conviene adquirir práctica para disfrutar al máximo de la electrosex.

Sin embargo, como si compraras cualquier otro dispositivo, mejor tomar algunas precauciones y priorizar la calidad, por tu propia seguridad. “Se supone que los productos que venden hoy en día pensados para ofrecer una electroestimulación placentera proporcionan unas descargas a niveles mínimos para que no sean peligrosos, por lo tanto, a priori, deberían ser seguros. Pero claro, ahí entra en juego la calidad del producto, fabricación y marca, porque hoy en día no te puedes fiar de cualquier cosa. Tienes que cerciorarte muy bien de qué estás comprando, quién lo ha fabricado, dónde, cuál es su forma de uso y las normas de seguridad que hay que tener en cuenta para su utilización, porque incluso con voltajes bajos puede haber riesgo para el corazón, en especial si la persona en cuestión lleva marcapasos, tiene dolencias cardíacas o aplica los electrodos en la zona del pecho o por encima de la cintura”, señala la experta.

Aparte de estos artilugios específicos para orgasmos voltaicos, también puedes encontrar esta tecnología integrada en algunos vibradores, que ofrecen así dos maneras de ponerte a mil. Además, también pueden funcionar para fortalecer el suelo pélvico. La versión para el pene provoca orgasmos sin necesidad de erección y consiste en dos anillos, lazos o correas que se ajustan a la base de los genitales y al glande. Además, también existe un estimulador uretral.

“La electroestimulación puede ser muy peligrosa y causar graves daños en la piel si se emplea de manera incorrecta. Lo más leve que puede ocurrir es una quemadura (especialmente si no se utiliza un gel conductor de base acuosa para evitar quemaduras). No aconsejo utilizar este tipo de productos a lo loco, sin haberse informado primero y mucho menos utilizarlos bajo los efectos del alcohol, drogas en general o estupefacientes. Vamos, que funcionan y dan placer pero hay que tener mucho cuidado”, concluye Esclapez.

Click aquí para cancelar la respuesta.