Fecundación sin esperma: ¿están los hombres en peligro de extinción?

Caballeros: agárrense que vienen curvas, y de las pronunciadas, ¿está el futuro del género masculino en entredicho? No, no nos referimos a que cada vez haya más mujeres que decidan ser madres por su cuenta, sin pareja conocida, sino a los numerosos estudios que se están llevando a cabo sobre la fecundación de óvulos sin necesidad de esperma (o con esperma artificial creado en laboratorios). ¿Ya no es necesario el macho en la procreación? Esta SI es una gran pregunta y no las que planteamos a Google. Vayamos por partes y hagamos un recorrido por las distintas investigaciones:

– Año 2001, unos investigadores de la Universidad de Melbourne anunciaron que habían fertilizado el óvulo de un ratón hembra con células no reproductoras de otro ejemplar (o sea, sin que fuesen necesariamente espermatozoides).

Spermatozoons, floating to ovule

– Tres años después, en Tokio, crearon un ratón hembra a partir de dos óvulos que no habían sido fecundados. Los óvulos fueron modificados genéticamente para que los cromosomas se comportasen como si fueran masculinos.

– En 2011, otros científicos nipones consiguieron crear esperma artificial: lo hicieron a través de células de testículo de ratones. Estos espermatozoides eran completamente funcionales y los ratones concebidos con este esperma de laboratorio eran fértiles. En China también consiguieron crear esperma pero utilizando células madre, capaces de fecundar óvulos por inseminación in vitro, pero estos científicos se mostraban cautos a la hora de plantear este método con células humanas, por dos temas básicamente: las dudas éticas de trabajar con embriones y por el riesgo de tumores.

Estos son, de momento, los avances de la biología en esta materia, que abren las puertas a muchísimos interrogantes (y posibilidades): en el futuro, ¿ya no serán necesarios los hombres en la procreación? ¿podrán las mujeres tener hijos sin contar con ningún tipo de aportación genética masculina? ¿está el género masculino en peligro de extinción? “Estamos ante un gran descubrimiento, pero no hay que olvidar que todavía no podemos extrapolar los resultados obtenidos en animales a humanos, puesto que los estudios no han rebasado esa línea. Eso sí, tampoco hay motivos para pensar que lo que ya funciona con animales no vaya a funcionar con humanos. Por todo esto es mejor no especular y dejar que la ciencia haga su trabajo”, explica la sexóloga María Esclapez.

“Si los resultados fuesen un éxito con humanos, me preguntaría hasta qué punto podemos jugar a ser Dios sin que se nos vaya de las manos, y es que tenemos que tener en cuenta que este “engaño genético” reduce la variabilidad genética, cosa que es importante para el desarrollo y la adaptación del ser humano al medio”, finaliza.

Una opinión similar comparte Ramón Suárez, embriólogo senior en el hospital Virgen de la Salud de Toledo: “Un estudio en fase previa en ratones no es extrapolable a humanos. De hecho, en la comunidad científica relacionada con la embriología ni se plantea que esto pueda ser posible a corto medio plazo. Además, habría que considerar las implicaciones morales de que esto fuera así. Por poner un ejemplo, en nuestro país la selección de sexo es ilegal a no ser que sea por una enfermedad genética que afecte exclusivamente a varones o hembras. Imagínate esto. En mi opinión, estos artículos crean falsas expectativas a los pacientes que cuando llegan a consulta se frustran ya que no podemos ofrecerles esto”, comenta.

Así que respiren tranquilos, lectores masculinos: en el futuro, la raza humana seguirá necesitándoles.

Click aquí para cancelar la respuesta.