Excusas 2.0 para no acostarte con alguien

La era del mundo digital y las nuevas tecnologías nos han traído incontables ventajas y avances de todo tipo, pero es una realidad que cada vez nos relacionamos menos entre nosotros a todos los niveles. Y eso incluye el sexo.

Las excusas del dolor de cabeza, o el tradicional “tengo la regla” se han quedado en el siglo pasado y en un segundo plano. Las excusas de la nueva era -que bien pueden ser una realidad- giran más en torno al tiempo que pasamos liándonos con lo digital. Con las redes sociales ha aparecido el mundo del cibersexo, y ya no es necesario para algunos tener a la otra persona al lado para sentir placer. Empieza una nueva manera de comunicarnos que es menos corporal y más tecnológica.

Todo ello unido a la aparición de grandes plataformas digitales, como Atresmedia, hace que pasemos más tiempo enganchados a la última serie del momento o a algún programa de entretenimiento que teniendo sexo con nuestras parejas.

Surprised girl

Si sumamos además el factor tiempo y el agotamiento, se pueden imaginar que el sexo se ha reducido considerablemente.

¿Qué excusas ponemos ahora?

“Espera que me queda un capítulo” es el nuevo “me duele la cabeza”. Aunque se sigan usando las tradicionales excusas -o realidades-, lo cierto es que ahora hay unas nuevas. Quien más quien menos está viciada a una serie y prefiere ver el último capítulo de la temporada que echar un polvo. Tal es el nivel de enganche que tenemos, que preferimos dejar el sexo en un segundo plano y priorizar el Whatsapp, el Facebook, poner nuestras mejores fotos en Instagram… ¿Estamos viviendo en una segunda dimensión?, ¿hemos dejado la realidad a un lado?

No sólo el mundo virtual está sustituyendo al real y por tanto al sexual, también existen otros placeres que se anteponen al mismo, ya sean los descritos u otros más tradicionales, como el chocolate o un buen café. En el caso del chocolate es muy claro, porque contiene sustancias como la feniletilamina, que actúan directamente sobre el cerebro y provocan una sensación de bienestar.

Los móviles, tablets y ordenadores son los nuevos orgasmos del siglo XXI. Y así se desprende de varios estudios o encuestas; en concreto, una elaborado por AVG Technologies, una compañía de seguridad online. El estudio, que fue realizado en 4.000 mujeres de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania y Brasil reveló que si durante una semana les dieran a elegir entre sexo y su móvil, elegirían el último.

No es casualidad que en Japón se produzcan tan pocas relaciones sexuales y se sustituya en muchos casos mantener sexo con personas. Un mundo tan tecnológico como el del país nipón, donde todo está robotizado, las personas apenas se comunican con el tacto.

Por otro lado, los investigadores de Florida Atlantic University descubrieron que los adultos tenían relaciones sexuales siete veces menos por año que a comienzos de la década de 2010 y nueve veces menos que a fines de los 90. La caída se manifiesta en casi todas las edades, razas, regiones y personas con o sin hijos que respondieron la encuesta, y coincide con otro estudio realizado en Gran Bretaña.

De todos estos informes podemos deducir que las nuevas tecnologías nos proporcionan placer y que nos tendremos que poner las pilas o elegir entre sexo o una conexión 4G. No obstante, es importante señalar que no tenemos necesariamente menos sexo al estar inmersas en este mundo digital, sino que la monotonía y el cansancio se suplen ahora con nuevos motivos o “excusas”.

Dicho esto, hagan el amor y apaguen el wifi un ratito.

Click aquí para cancelar la respuesta.