Esto lo que debes hacer para tener una vagina joven

El tiempo no perdona y con la edad hasta las partes íntimas pierden elasticidad. De hecho, están en auge los tratamientos estéticos de rejuvenecimiento vaginal tanto por láser como con cirugía, con los que devuelve la tonicidad a los músculos de esta zona. Y, ojo, porque esta laxitud no solo la padecen las mujeres que han dado a luz, aunque el parto es claramente uno de los motivos por los que aparece. También puede producirse por genética o simplemente por envejecimiento  o estilo de vida. He aquí algunos consejos anti ageing para tu vulva.

Pink vaginal balls isolated

Ejercicios de Kegel. Este tipo de movimientos no solo rejuvenecen por fuera, también por dentro, ya que ayudan a estrechar la vagina. Sucede igual que con las cremas: si entrenas tu cuerpo, ¿por qué no ejercitar también los músculos del suelo pélvico? Además de rejuvenecer, el sexo será más placentero. Existen varias herramientas para llevarlos a cabo, por ejemplo, los conos vaginales o las bolas chinas.

Cremas para la zona íntima. Igual que utilizamos hidratantes para el rostro y el cuerpo, también existen productos para prevenir el envejecimiento genital. Emulsiones que alivian los síntomas de sequedad, la atrofia vaginal y la falta de lubricación, problemas muy frecuentes. Pregunta a tu ginecólogo (o en la farmacia).

Utiliza lubricantes. Tanto cuando practicas sexo como para tus juguetes sexuales. Y especialmente si tiendes a la sequedad vaginal, porque mitigan la fricción y el rozamiento y ayudan a evitar la aparición de irritaciones y rojeces. Opta por los más naturales, los que están formulados a base de agua. Tendrás que aplicarlos más veces, porque se evaporan con más facilidad, pero los podrás usar a diario. Los elaborados con petróleo (de base oleosa) resérvalos para las relaciones en el agua (o también en caso de sequedad extrema).

Evita el efecto yoyo. Este fenómeno, frecuente después de estar a dieta, perjudica seriamente el aspecto de la piel de los labios, al igual que la del resto del cuerpo. Este efecto rebote se produce como consecuencia de una relajación en los hábitos alimenticios tras haber perdido los kilos deseados. Así que ya sabes, no te atiborres después de adelgazar y, si te pasas, al menos compénsalo con ejercicio.

Higiene adecuada. Es importante para evitar la proliferación de bacterias e infecciones. Utiliza un gel íntimo específico que no altere el pH de esta zona  y que no sea nada agresivo. Y sécate muy bien (sin arrastrar, con pequeños toques).

Practica pilates. En concreto los ejercicios que fortalezcan el core (núcleo), es decir, los músculos centrales (zona abdominal y parte baja de la espalda). Porque así mantienes en forma tu suelo pélvico.

Apúntate a clases de danza del vientre. También cuida de tu suelo pélvico, entre otros muchos beneficios para la salud. Y a tu chico le encantará que le hagas una demostración de estos sugerentes movimientos antes de pasar a la acción en la cama.

Sigue una dieta rica en… Yogures y probióticos que cuidan de la flora vaginal, así como frutos rojos (especialmente arándanos, por ser muy apropiados para las cistitis), ajo (por sus propiedades antimicrobianas), fruta fresca y verduras en general,  aguacate (contiene vitamina E y evita la sequedad vaginal a largo plazo) y soja (por los estrógenos facilita la lubricación natural).

Click aquí para cancelar la respuesta.