Esto es lo que tienes que saber sobre el cáncer de ovario

El 8 de mayo se conmemora el Día Internacional del Cáncer de Ovario, y esto es así desde el año 2013. Es un cáncer menos frecuente que el de endometrio o el de cérvix uterino, pero su alta tasa de mortalidad lo ha convertido en la primera causa de muerte por cáncer ginecológico. Representa un 5% de los cánceres en las mujeres, siendo el tramo de edad de mayor incidencia el de entre los 55 y 65 años (su incidencia aumenta con la edad). O sea, no es un cáncer muy frecuente, si nos fijamos en las estadísticas, sin embargo, sí es un cáncer muy agresivo y muy engañoso, porque sus síntomas suelen ser muy inespecíficos y es fácil confundirlos con otro tipo de molestias, como una indigestión.

Entre los síntomas más habituales está la hinchazón abdominal por la acumulación de líquidos, que puede conllevar molestias en la zona inferior, aparición de bultos en el abdomen, cambios en el ritmo intestinal y en algunas ocasiones, aparición de hemorragias vaginales entre los ciclos menstruales. “No existe actualmente ningún método eficaz que facilite el diagnóstico precoz, por lo que hasta dos tercios de los casos se presentan en fases avanzadas pues desgraciadamente cuando este cáncer da síntomas, ya suele estar en un estadio avanzado. Cuando da síntomas, las pacientes  afectadas suelen notar una sensación de hinchazón con un aumento brusco en el perímetro abdominal, puede dar también dolor lumbar que no mejora, pérdida de apetito y también, pérdida de peso”, comenta la ginecóloga Miriam Al Adib Mendiri.

Women touching lower abdomen

Existen, como en otras enfermedades, unos factores de riesgo: “La edad, siendo un tipo de cáncer más frecuente después de la menopausia, el no haber tenido hijos, tener antecedentes familiares de cáncer de ovario, mama, endometrio y colon”, explica la ginecóloga. También, el peso: diferentes estudios apuntan que las mujeres obesas (con un índice de masa corporal de al menos 30), tienen mayor riesgo de sufrir este cáncer (un informe de la Sociedad Americana contra el Cáncer halló una tasa mayor de muertes por esta enfermedad de hasta un 50% mayor en las féminas obsesas). Factores protectores son: los embarazos, la lactancia, la toma de anticonceptivos, estos factores protectores tienen en común la inhibición de la ovulación. No tiene relación el cáncer de ovario con las ETS.

El embarazo y la lactancia protegen contra la enfermedad

Pero también hay factores que protegen de la enfermedad (protegen, que no evitan). Por ejemplo, los embarazos, la lactancia y la toma de anticonceptivos. ¿Por qué razón concreta? “Todos estos factores protectores tienen en común la inhibición de la ovulación”, finaliza la experta.

La supervivencia a cinco años del cáncer de ovario ha aumentado un 11% en los últimos quince años y el 42% de las mujeres afectadas por este tipo de cáncer sobreviven a los cinco años de la enfermedad, según ha explicado el Instituto Catalán de Oncología (ICO). Según este organismo, el cáncer de ovario es el octavo tipo de cáncer más frecuente entre mujeres.

Click aquí para cancelar la respuesta.