Estas son las lesiones más comunes cuando tienes sexo

El sexo es, junto con el queso y el chocolate, una de las maravillas de este mundo. Quizás no estés de acuerdo con la anterior afirmación porque, por ejemplo, no te guste el chocolate, pero, ¿a que sí te gusta el sexo? Lógico. Pero chicas, al igual que todo ejercicio físico (porque sí, también quemamos calorías mientras nos damos gustito), puede conllevar lesiones. ¿Cuáles? Hablamos con el fisioterapeuta José A. Arroyo que nos ayuda a saber más sobre este tema.

Molestias en el piramidal
El piramidal es un músculo que va desde el sacro hasta la cabeza del fémur. “Si recibes a tu pareja con las piernas abiertas, eso obliga a trabajar a este músculo, con lo cual, aparece dolor de culo o en la cadera”, comenta. ¿A que te suena?

Dolor de muñecas
Te gusta mucho ponerte encima de tu pareja: desde ahí lo ves todo, la penetración es mayor y además, controlas los movimientos. Todo son ventajas.. Pues no: porque te acabarán doliendo las muñecas. “Al mantener el peso de tu cuerpo sobre esta parte se produce una hiperextensión de la articulación de la muñeca, produciendo una tensión extra en la musculatura flexora”, añade. Fijo que unos ejercicios de rotación de muñeca, antes de, vienen fenomenal.

Young beautiful woman lying in bed suffering with insomnia

Dolor en la mandíbula
Hemos llegado al momento del sexo oral, qué gusto. Sí, qué gusto pero qué dolor de mandíbula, que se da tanto en ellos como en ellas: “Con la apertura de la boca, los cóndilos mandibulares se desplazan hacia adelante. Si además existe un problema de bruxismo o de luxación del cóndilo, mantener esa postura un tiempo genera dolor”. El hecho de tener también la boca abierta durante un tiempo determinado genera dolor.

Dolor en los aductores
Esto le ocurre sobre todo a ellas: apertura de piernas durante un buen rato, abriéndolas bien para facilitar la penetración, sea una posición o en otra, va ligado a molestias posteriores en los aductores (los aductores de la cadera están en el interior del muslo).

Ay mis riñones
Ay, ese dolor lumbar que acecha y da de repente, puede ser matador. Bien sea porque estés penetrando con mucho ímpetu a tu chica o porque de repente, decidas levantarla en vilo, dejándote llevar por la pasión del momento. “El peso y no adoptar la postura adecuada para realizar este movimiento puede conllevar un trabajo excesivo lumbar con una posterior contractura de la zona”, aclara.

Contracturas en las piernas
Ocasionadas por esfuerzos (ay, la pasión) en posiciones de pie, a cuatro patas… tensas tanto tus músculos en las piernas que tras el sexo, duelen y puede aparecer alguna contractura.

Dolor cervical
Que puede acontecer, por ejemplo, cuando se practica un cunnilingus: “No es tanto en este caso dolor de mandíbula sino cefaleas y dolor en la nuca. En esta posición además la lengua se proyecta hacia delante, traccionando ramas nerviosas de la lengua, asociadas al nivel vertebral. Se está tensando parte del sistema nervioso mientras cierras el espacio nucal”, finaliza.

Click aquí para cancelar la respuesta.