Esta es la medida exacta de sexo que debes practicar si quieres ser feliz

Estamos acostumbrados a escuchar datos como que la media de duración de un encuentro sexual se sitúa en los escasos 7 minutos, que las mujeres alcanzan el orgasmo en un porcentaje mucho más bajo que los varones o que la talla estándar del pene erecto no supera los 13,24 centímetros. De lo que no nos habían hablado es de cuánto sexo debemos practicar para sentirnos plenos y felices. Hasta ahora.

La mayoría de las personas tienden a pensar que sus encuentros sexuales son más bien reducidos. El hecho de que nuestros instintivos deseos carnales se despierten habitualmente y, por lo general, no se satisfagan al momento, hace que creamos que tenemos menos sexo del que deberíamos. Pero nada más lejos de la realidad. Según aclara un reciente estudio publicado en la revista Society for Personality and Social Psychology, con uno a la semana estamos más que satisfechos y somos, además, verdaderamente felices.

Young bored couple having problems in bedroom

Ojo porque no se queda ahí la cosa y hay un dato que resulta de lo más interesante. Tras analizar las respuestas ofrecidas por más de 25.000 personas acerca de su vida sexual y bienestar entre 1989 y 2012, los investigadores descubrieron que la relación entre el sexo y la felicidad no es lineal sino más bien curvilínea, por lo que la satisfacción y alegría derivada del placer sexual no es acumulativa. Es decir, aunque aumentemos la frecuencia de encuentros no se incrementará nuestra felicidad.

“Pese a que popularmente se cree que practicar sexo más a menudo está asociado con una mayor felicidad, aumentar la cantidad a más de una vez a la semana no mejora nuestro estado de ánimo”, asegura Amy Muise, autora principal de la investigación. Muise y sus colegas de la Universidad de Toronto explicaron que los resultados de su trabajo son consistentes independientemente del sexo, la edad o la duración de las relaciones de pareja. Calculado: somos felices si pasamos por ‘el catre’ una vez cada siete días.

Más vale calidad que cantidad

En cuestión de sexo, el dicho popular parece ser más real que nunca. Y no son pocos los estudios que lo confirman. Otra investigación realizada el pasado año en la Universidad Carnegie Mellon, propuso a 32 de 64 parejas casadas que duplicasen su tasa de relaciones sexuales para averiguar cómo influía en su bienestar. Al parecer, los que aumentaron un 40% sus encuentros, no sólo no se sintieron más felices, sino que aseguraron tener mucha menos energía y peor sexo.

“El sexo puede tener significados muy diferentes: hay buen sexo y mal sexo, y parece que la calidad afecta a la felicidad más que la cantidad”, asegura el profesor George Loewenstein, director del mencionado estudio publicado en The Journal of Economic Behavior & Organization. “Básicamente, la gente tiene tanto sexo como quiere, y por alguna razón las parejas que han encontrado el equilibrio en hacerlo una vez a la semana parecen ser más felices”, explica Loewenstein. “Es importante mantener una relación íntima con nuestra pareja sin poner demasiada presión en mantener relaciones sexuales con la mayor frecuencia posible”, aconseja por su parte la doctora Muise.

En España, cumplimos

Según los datos de la macroencuesta online realizada en 2012 por la consultora Harris Interactive para Durex, el 73% de los españoles mantiene relaciones sexuales al menos una vez por semana. Un dato que nos sitúa por encima de la media global que apenas alcanza el 71%. Comparando los resultados con las conclusiones de los estudios, podría decirse que más de la mitad de los españoles somos felices, al menos en lo que a nuestra vida sexual refiere.

El Informe Durex sobre Bienestar Sexual, que contó con la participación de 29.000 adultos de más de 18 años de 35 países de todo el mundo, sitúo en el pódium de la satisfacción sexual a nuestros vecinos griegos para los que la frecuencia semanal se repite en un 87% de los casos, seguido de cerca del 82% de brasileños, que también disfrutan de un encuentro cada siete días.

Click aquí para cancelar la respuesta.