Sí, la edad influye: esta es la diferencia de edad idónea para que tu pareja funcione

Te las crees muy felices en tu relación a lo Donald y Melania Trump o a la también mediática Macron y su esposa Brigitte (dejadnos decir que preferimos esta última, aunque solo sea porque es menos común y porque siempre ha sido peor aceptado, gracias machismo, que una mujer mayor salga con alguien más joven). Pero retomemos, que nos vamos por los cerros de Úbeda: pues eso, te las crees muy felices en tu relación en la que tu chico y tú os lleváis 12 años de diferencia. Pues no, átate los machos porque según un estudio esa diferencia de edad puede hacer que vuestra relación acabe en desaguisado. Veamos qué dicen estos dos profesores de Económicas de la Universidad de Emory, en Atlanta, al respecto.

Cuanta mayor diferencia, más posibilidades de separación

Andrew Francis y Hugo Mialon estudiaron a 3.000 personas en su investigación y encontraron que las relaciones con la mayor diferencia de edad eran las que más posibilidades tenían de acabar en divorcio. Y eso sucedía con las parejas que se llevaban diez años (39% más de posibilidades de acabar tirándose los trastos a la cabeza) y los que se llevaban 20 estaban, prácticamente, condenados al fracaso: 95% de posibilidades de divorcio. Pero es que incluso las parejas que se llevaban apenas 5 años también apuntaban maneras, malas en este caso: 18% de posibilidades.

Pero entonces, ¿cuál es la diferencia de edad idónea en una pareja? Según estos investigadores, lo mejor para tener una pareja feliz es juntarte con alguien con quien solo te lleves un año, 12 miserables meses de diferencia. Esta combinación, siempre de acuerdo con los expertos, solo tiene un 3% de probabilidad de acabar separándose.

Middle aged couple lying on the beach making a toast

Siguiendo con sus cábalas, estos autores admitían que no hay ninguna razón científica para saber por qué demonios pasa esto pero lo que sí saben es que hay varios factores que entran en juego, como los impulsos sexuales y tener o no hijos. Por ejemplo, según afirman, los impulsos sexuales de los hombres disminuyen según se acercan al ecuador de sus vidas mientras que en las mujeres de esa edad, aumentan. También afirman que tener hijos podría salvar un matrimonio aunque reconocen que el hecho de tenerlos añade tensiones a las parejas y que podría, a la larga, conducir a un divorcio.

Además apuntan que si una pareja consigue tener una relación durante dos años, es un 43% menos probable que se divorcie pero ese porcentaje llega al 94% cuando ya llevan diez años juntos.

En definitiva, quizás debiéramos (y debieran) dejarse de calculadoras o de contar con los dedos, según gustos, porque a la vista de todos estos datos viene a cuenta aquella frase de Sócrates de “Solo sé que no sé nada”. Así que pasa de los números, como conclusión, y sigue a tu libre albedrío sin pedir el Dni al otro/a de buenas a primeras. Amén.

Click aquí para cancelar la respuesta.