¿Es peligroso el succionador de clítoris?

Es el cacharrito definitivo. O al menos eso dicen las usuarias de este artilugio que tiene fama de proporcionar los orgasmos definitivos, más intensos, más rápidos y sin ningún esfuerzo. Existen varias marcas en el mercado que los comercializan y los han ido perfeccionando con el paso del tiempo para hacerlos “más potentes, menos ruidosos y mucho, muchísimo más plancenteros”, nos cuenta Marta Ricart, responsable de una de las tienda Lovesexing de Barcelona.

Pero cuidado, porque los ultra populares succionadores de clítoris tienen también algunos inconvenientes que muchas usuarias, encantadas con sus orgasmos estratosféricos, suelen pasar por alto encantadas de la vida teniendo en cuenta el gran placer que suponen. Estos son algunos de ellos.

Son ruidosos
En realidad todos los vibradores lo son, aunque la tecnología avanza a pasos agigantados para mejorar las prestaciones. Los modelos avanzan y son cada vez más silenciosos, sin llegar todavía al silencio total. “El Penguin, de la marca Satisfyer, es uno de los más silenciosos del mercado, que funciona con cargador y, más que succionar, en mi opinión emite ondas”, cuenta Ricart. Es una buena descripción de la línea Satisfyer, que se adapta perfectamente al tamaño de cada clítoris y emite unas ondas que son lo más. Otras marcas, como Lelo o Womanizer, también tienen succionadores muy populares y con unas prestaciones similares. Existe también otro modelo muy interesante, Romance, más aparatoso y con dildo, para las mujeres que buscan una succión real, más allá de las ondas de otros modelos, y desean además estimulación interna.

succionador2

Pocos efectos de vibración
Muchas mujeres coinciden en que tampoco es necesario el festival de velocidades que tienen algunos vibradores, que cuentan con una cantidad de marchas capaz de levantar a un muerto. Pero lo cierto es que las amantes del traqueteo propio de algunos modelos lo echarán de menos cuando descubran que los succionadores de clítoris tienen, en general, pocas velocidades si los comparamos con otros objetos. “En general tienen varias velocidades y la cosa va in crescendo. Empiezan suavemente y cada vez va a más la velocidad hasta llegar a la última, una maravilla”, afirma Ricart. Si les tuviésemos que poner un pero, asegura, “yo crearía modelos con un poco más de potencia, ya que al final te cansas de lo de siempre”. Pues atención señores fabricantes: las mujeres quieren más, aunque difícilmente mejor.

Orgasmos muy intensos
Las usuarias del succionador coinciden en que la intensidad de los orgasmos que proporciona este cacharrito que consta apenas de un pequeño orificio en el que introducir el clítoris y dejarse llevar no tiene parangón. ¿Puede ser esto un inconveniente? Tal vez los deditos de tu pareja no te resulten tan fantásticos como antes, cuando no tenías esta maravilla de la tecnología en tu cajón.

Ninguna estimulación vaginal
Los succionadores están pensados “para mujeres que buscan una estimulación exclusivamente clitoridiana, ya que no cuentan con ningún tipo de accesorio para la estimulación externa”, explica. Además, es complicado compaginarlos con otro utensilio para la penetración o con los propios dedos, ya que suelen ser bastante aparatosos. La excepción es Romance, el succionador con dildo que levanta pasiones y que enloquece a sus usuarias, aunque no siempre se ajusta bien a las medidas de cada mujer, a la distancia entre la vagina y el clítoris, lo que puede resultar incómodo.

Orgasmos más rápidos
Otro punto en el que coinciden las usuarias del juguetito definitivo es en que los orgasmos llegan mucho antes de lo habitual. “Además, hay que tener en cuenta que tú no tienes que mover el vibrador, simplemente lo encajas en el clítoris y lo dejas actuar. Es tan cómodo y efectivo que reduce notablemente el tiempo de estimulación que necesitas para tener un orgasmo”, afirma Ricart. ¿Es esto un problema? Pues depende de lo que se desee disfrutar de la travesía. En cualquier caso, es un juguetito estrella de las sesiones de tápersex y tiendas de objetos eróticos, que demuestra que se necesitan pocas cosas –concretamente solo una– para tocar la felicidad con las manos.

Ni que decir tiene que el succionador arrasa entre Las Nenas, ese grupo de Whatsapp que tenemos en el móvil todas las mujeres y el que se imparte sabiduría, un grupo que ha logrado esquivar los pormenores de la crisis catalana, que incluso ha pasado por alto lo de Pablo y Paula Vázquez, y ha encontrado un hueco para hablar de lo que verdaderamente importa. Y la respuesta entre Las Nenas es contundente: el succionador es lo más. Y si ellas lo dicen, creednos, habrá que probarlo.

Click aquí para cancelar la respuesta.