¿Es mejor llevar sujetadores sin aros?

Cada vez parecen estar más de moda, y es que los vemos no solo en corseterías, sino también en tiendas de ropa que lo ofrecen más como un complemento: el sujetador sin aros.

Sí, puede que solo sea una cuestión de modas, pero lo cierto que es hay mujeres que dicen que realmente notan la diferencia. Es el caso de Candela, de 32 años, que explica que “con los aros siempre notaba que se me acababa clavando por algún sitio, en cambio con los sujetadores sin aro, si llevan una goma fuerte abajo, me siento sujeta, pero mucho más cómoda, incluso lo llevo en casa”.

Para saber si realmente los sujetadores sin aro son mejores o no para la salud del pecho, preguntamos a Francesc Puertas, autor de ‘El sostén, mitos y leyendas y manual de uso’ , que explica que “es un falso mito pensar que el aro es malo en sí mismo, ya que un aro se clava si no se sabe la talla, la copa o no se asocia con la morfología de los senos”. Así, explica que todo tiene su función y es que los aros del sujetador “ayudan a dar consistencia a la pieza, lo que permite modelar la figura de acuerdo con esta prenda de corsetería, además de  repartir el tejido y da forma al pecho”.

En cuanto a los sujetadores sin aro, Puertas añade que “cuando decimos que un sujetador sin aro es cómodo, se ha de pensar en si cumple su función de sostener el pecho: una cosa es que no moleste y la otra es si sostiene o no”. Todo dependerá entonces del tamaño del pecho, de si por ejemplo está más o menos caído, si está operado o incluso de los refuerzos que lleve ese sujetador para sustituir a los aros, es decir que no hay un sujetador ideal para cada una, sino que cada pecho se sentirá más cómodo en un sujetador diferente.

Variety of bar

Lo que sí puede influir es la situación en la que queramos llevarlo, ya que como cita el experto “el sujetador sin aros es necesario cuando se asocia a cambios de volumen de las mamas, o la práctica de un deporte y el pecho sufre movimientos bruscos, o para dormir”. Por ello insiste en que “el uso de un sujetador sin aros, es una decisión personal en el que pueden influir multitud de variables y eso no está reñido con encontrar sujetadores desde básicos, hasta moda y lencería con la que una mujer se sienta a gusto”.

Sin embargo, insiste en que el verdadero problema es que no solemos escoger el sujetador adecuado a nuestra morfología. “Yo creo que el gran reto, es que 7 de cada 10 mujeres no usan la talla y la copa que les corresponde. Hay distintos momentos y distintas formas de pecho. Una mujer con el pecho en forma de gota no tiene las mismas necesidades de estructura de sujetador (patronaje) que una que tiene tejido mamario más cerca de la axila”, por ejemplo, por lo que el experto aboga por ir a centros donde podamos pedir un consejo experto.

Click aquí para cancelar la respuesta.