¿Es el semen nutritivo?

El que ha leído sobre sexo seguramente le suene lo de las Tigresas blancas, una sociedad asiática, más o menos secreta, compuesta por mujeres taoístas que intentan alcanzar la inmortalidad espiritual practicando felaciones. Y tragándose el semen: al parecer, su destreza es tal que sus felaciones serían maravillosas.
Seas Tigresa blanca o no; te guste el sexo oral ingiriendo el esperma o no, lo cierto es que ha corrido mucha tinta sobre las propiedades del semen: ¿es realmente nutritivo? ¿de qué está compuesto? ¿qué puede aportarnos? Respondemos a todas tus preguntas de la mano de la sexóloga María Esclapez.
El semen o esperma es el conjunto de espermatozoides y todas las secreciones glandulares que se expulsa durante la eyaculación. Menos de un 10% del volumen del semen de una eyaculación corresponde a los espermatozoides, y más de 90% al líquido seminal. “Entre sus componentes podemos encontrar ácido cítrico, aminoácidos libres, fructosa, enzimas, fósforo, prostaglandina, potasio, y cinc. No es mejor ni peor ingerir semen, pero sí podemos hablar de unas ventajas y de unos inconvenientes”, explica:

Ventajas:

– Sexualmente hablando, a muchos hombres (y algunas mujeres) les da morbo que su pareja se trague el semen durante el sexo oral o como forma de culminar la relación sexual.

– “El semen contiene minerales, proteínas y vitaminas. Podría decirse por ello que es una sustancia que tiene propiedades nutritivas. Sin embargo, no podemos considerarlo un alimento puesto que estas propiedades y algunas más las podemos obtener de muchos otros alimentos más sabrosos. Para consumir las mismas proteínas que podemos obtener de una clara de huevo habría que beberse un vaso entero de semen. No sé los demás, pero yo prefiero comerme una clara de huevo”, dice Esclapez.

– “Algunos estudios dicen que ingerir semen previene el cáncer de mama, sin embargo, el cáncer de mama no se puede prevenir. No soy oncóloga, pero desde la Asociación Española Contra el Cáncer de mama, explican que aunque esto sea así (que no se pueda prevenir), el riesgo de padecer cáncer de mama se puede reducir controlando los factores de riesgo. No nombran ingerir semen por ninguna parte”, explica.

– Se dice también que el semen en pequeñas cantidades e ingiriéndolo de forma frecuente es antidepresivo. “Pero volvemos a lo de las claras de huevo, en este caso es más ‘antidepresivo’ hacer deporte o tener un orgasmo, por ejemplo”.

Toungue licking sugar from lips

Inconvenientes:

– “Hay más riesgo de contagio de ITS (infecciones de transmisión sexual) que si se practica sexo oral con preservativo, incluso si mantenemos el semen en la boca y luego lo escupimos sin tragarlo”, detalla.

– “Se relacionan casos de cáncer de boca o de garganta con la práctica de sexo oral (no necesariamente tragando el esperma) sin protección, en general. Aunque el riesgo de desarrollar cáncer por este tipo de práctica sea mínimo, la relación existente se ha utilizado muchas veces como titular sensacionalista”, cuenta.

– Si el hombre en cuestión no lleva una dieta equilibrada o previamente ha comido unos alimentos concretos o bebido alcohol, el semen puede saber a rayos. El sabor del semen depende de la dieta. En el caso contrario, las frutas y las verduras fresas dotan al semen un sabor dulce.

– “Existe la alergia al semen. Si la pareja es alérgica al semen y no lo sabe, se puede liar una buena y terminar el encuentro sexual en urgencias”, finaliza.

Es importante recordar que, si se hace, como siempre en el sexo, la práctica esté consensuada, y que no hacerlo no implica querer menos a tu pareja o rechazarla sexualmente.

Click aquí para cancelar la respuesta.