¿Es el chocolate realmente afrodisíaco?

No me digáis que el aroma del chocolate no os parece realmente embriagador: sea en tableta (y hablemos del negro, con leche o blanco, aunque éste tiene mala fama porque es el más graso de todos). Y qué decir de si es un chocolate a la taza… su olor es simplemente delicioso.

Lo hemos visto en numerosas películas y, a buen seguro, lo has vivido: momento de bajona, ¿cómo subir el ánimo? Pues entre otros remedios, un trocito (o algo más, según la moral que tengamos) de chocolate: su consumo proporciona placer al instante y mejora el humor. También se le atribuyen otras propiedades como la de aumentar el deseo sexual. Pero, ¿es realmente afrodisíaco?

Cuando el chocolate cruzó el Atlántico lo hizo como medicamente y como afrodisíaco. La fama de este poder se remonta a los relatos del soldado español Bernal Díaz del Castillo, que formó parte de la campaña de Hernán Cortés para conquistar México.

El chocolate mejora el deseo sexual

Díaz del Castillo contaba que el emperador azteca Moctezuma consumía 50 dosis de chocolate al día, que se le servían en vasos de oro. Y afirmaba que los tomaba antes de entrar en su harén. ¿Por qué precisamente antes del acto sexual? Veamos:

Woman with eats chocolate smiling

– El chocolate es rico en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, la sustancia relacionada con el humor, el placer.. De hecho, en tratamientos contra la depresión es habitual el uso del triptófano.

– Este manjar también tiene feniletilamina, sustancia que alivia el ánimo.

– Además, cuenta con teobromina, que estimula los músculos del corazón y del sistema nervioso.

– Otra sustancia ya más conocida que también encontramos en el chocolate es la cafeína, que sirve en este caso de estimulante natural.

– El cacao tiene además l-arginina, un aminoácido que potencia nuestra actividad sexual. El chocolate aumenta los niveles de óxido nítrico y promueve el flujo correcto en los órganos sexuales, de tal forma que mejora la erección en los chicos así como la sensibilidad.

Esta composición hace que este dulce sea considerado como uno de los afrodisíacos más antiguos que existen. ¿Te echa para atrás por sus calorías? Bien, entonces echa mano del chocolate negro y, a ser posible, con un porcentaje de más del 90% (en proporciones inferiores suele haber un gran contenido de azúcar). El chocolate negro es de los más sanos que existen.

Y, puestos a maridar, con tu pareja o en solitario, prueba a combinarlo con un vino tinto. A buen seguro que no os resistiréis después de a una buena sesión de sexo. Buen provecho, en ambos casos.

Click aquí para cancelar la respuesta.