¿En qué situaciones sí es relevante el tamaño del pene?

Hemos escuchado tantas veces eso de que “el tamaño no importa” que casi nos lo hemos terminado por creer. Por supuesto que es relevante, pero desde luego no condicionante. Hacemos un repaso de las principales desventajas de un pene demasiado grande o demasiado pequeño y las actuaciones más oportunas en cada caso.

¿Qué desventajas tiene un pene demasiado grande?

Un gran porcentaje de los hombres estaría encantado de sumar un par de centímetros a su miembro, incluso aunque no lo necesite. Pero su principal ventaja -y casi la única- es meramente social: le otorga seguridad y confianza, en la cama y también fuera de ella. No obstante, quien sufre macrofalosomía conoce bien sus inconvenientes.

Poseer un pene de más de 22 centímetros repercute incluso en la elección del vestuario: están descartadas las mallas, a no ser que se busque precisamente ese efecto “hola nena, aquí estamos él y yo”. Debe elegir pantalones que le permitan acomodarlo sin llamar la atención, del mismo modo que la ropa interior tendrá que contar con un extra de sujeción: los calzoncillos de mercadillo son poco prácticos, no sólo por una sensación de libertad incómoda, sino también por las posibilidades de que el compañero salga de excursión. Como podréis imaginar, una erección en un momento poco oportuno puede resultar realmente violenta.

Impotence concept. Sexy woman looking on lovers penis with magnifier

En cuanto a las relaciones sexuales, son numerosos los testimonios de mujeres que aseguran sentir dolor o molestias durante la penetración. En ello no sólo influye el largo, que en algunos casos llega a alcanzar los 50 centímetros (habéis leído bien, hay evidencias de falos de este tamaño), sino también el grosor, que por lo general suele conservar una proporción. A esto hay que sumarle la dificultad del hombre para alcanzar el placer con ciertas posturas: tengamos en cuenta que un pene de gran envergadura no consigue penetrar en su totalidad.

Pero la penetración vaginal no es el único momento en el que un pene grande complica el placer. De la práctica del sexo anal ni hablamos, pero incluso a la hora de recibir una felación puede surgir todo un reto para la mujer, que intentará sin éxito abarcar la totalidad del miembro con la boca. Por suerte, la búsqueda de alternativas es sencilla: simplemente necesitará la ayuda de las manos y de la lengua.

¿Qué desventajas tiene un pene pequeño?

La primera, y la que más repercute sobre el estado anímico de quien lo sufre es la presión social. Aunque no exista una burla directa, el hombre es muy consciente de la existencia de un tamaño mínimo aceptado. Nos referimos a esos 8 centímetros que establecen el límite entre lo “normal” y lo que se clasifica como “micropene”.

En el terreno sexual, tener un pene demasiado pequeño supone un impedimento cuando el nivel de confianza con la pareja es bajo. El hombre debe enfrentarse a esa primera impresión visual y a esa primera experiencia de resultado incierto: “¿Estará pensando en el tamaño?”, “¿Se echará atrás?”, “¿Conseguiré satisfacerla pese a todo?”…

Una vez superado el primer encuentro, y tras comprobar que la mujer tiende a ser bastante comprensiva y tolerante, toca buscar alternativas. Existen posturas especialmente indicadas para mejorar la sensibilidad e incrementar la sensación pese al tamaño. Muchas de las preferidas implican la inclinación del cuerpo de la mujer, colocada frente al hombre y con la cadera y las piernas casi en dirección vertical. También son prácticas las que sitúan al hombre por detrás de ella, quien se inclina hacia adelante para facilitar la profundidad de la penetración.

Al contrario de lo que ocurre en caso de macrofalosimía, la masturbación y las felaciones son más sencillas cuando el pene es pequeño. Y por supuesto lo es el sexo anal, al que ella será menos reticente cuando el tamaño garantiza menos dolor.

Como el tamaño no se elige, preocupémonos de tomar las medidas y trabajar los trucos con los que, entonces sí, dejará de ser importante.

Click aquí para cancelar la respuesta.