El caso Bustamante-Echevarría: ¿mostrar la pasión en redes es inversamente proporcional a la pasión en la vida real?

A menos que vivas en una cueva en el fondo del mar te habrá sacudido el huracán mediático provocado por el anuncio de la separación entre David Bustamante y Paula Echevarría. Primero fueron Brad Pitt y Angelina Jolie, ahora David Bustamante y Paula Echevarría, ¿qué será lo próximo?, ¿que lo dejen Will Smith y Pablo Motos? No sé, todos los cimientos sentimentales se tambalean.

El Partenón del amor se agrieta. La ruptura del hombre que cantó como nadie ‘Por el amor de esa mujer’ y de la actriz de ‘Velvet’ me ha hecho plantearme una cuestión que os traslado como si fuese Carrie Bradshaw escribiendo su columna (pero imaginadme sentada en una mesa sin mirar al infinito con cara de intensita).

Ahí va: ¿La gente que se muestra de más en redes sociales se demuestra menos en privado?, ¿la pasión en redes es inversamente proporcional a la pasión en la vida real?

Pensad en esa amiga del colegio a la que solo le faltaba compartir en Facebook la marca de condones que utilizaba con su novio. Pensad en todas esas fotos, besos y te quieros, ese altozano edulcorado de expresiones. Y pensad ahora si siguen juntos.

He estado explorando fotos antiguas de Paula y David y me he tropezado con estados como estos: “¡Hoy hace siete años que David y yo nos conocimos! Los mejores siete años de mi vida!!! David, TE AMOOOOOOO!!!!!!”; “Propósito de #AñoNuevo .. que cada día de nuestra vida sea como el de hoy.. 💑 #Love @davibusta ❤”; “Besito de buenas noches! #MiChicaYYo @pau_eche”. Ambos utilizaban hashtags como #AmoryFelicidad. Ahí, en las redes, había MUCHÍSIMO algodón de azúcar.
Tú, como usuario, probablemente prefieras ocupar espacio de tu memoria con datos que no tengan nada que ver con la relación que mantiene una chica con la que coincidiste en primaria. Probablemente no tengas ningún interés en saber qué cenó con su pareja en su tercer aniversario, probablemente prefieras no saber que entre ellos se llaman “gordis”.

Businessmen is holding out a red heart

Pero lo sabes porque esta chica, la más afortunada del planeta tierra y de Avatar en virtud de todo lo expuesto, decide compartir con gente que no ve desde hace veinte años el día a día de su relación.

Tara Marshall, psicólogo de la Universidad Brunel de Londres, en Reino Unido, publicó un estudio que determinaba que las personas con baja autoestima tienden a publicar actualizaciones sobre su pareja actual con más frecuencia.

Hay estudios que siguen este argumento de que la alta exposición tiene detrás inseguridades, pero también hay otros estudios que dicen justo lo contrario. Por ejemplo,  un ensayo de la profesora auxiliar de artes de la comunicación en la Universidad de Wisconsin-Madison, Catalina Toma, dice que las parejas que exponen mensajes “sacarinosos” en Facebook son las que a la larga demuestran un mayor compromiso. Y estas auto-representaciones en redes sociales también afectan a cómo las personas se sienten alrededor de una relación de pareja.

Vamos, que en las redes sociales se tocan los dos extremos. De etiquetar tus fotos como #AmoryFelicidad puedes pasar a la ruptura en solo paso. Y con muchas personas mirando y hasta haciendo capturas de pantalla detrás.

Click aquí para cancelar la respuesta.