Dime en qué momento de tu relación estás y te diré qué peli ver

Hola, toc-toc, ¿podéis parar un poquito? De encamaros, de daros besitos y deciros eso de “te quiero, churri”, de tiraros los trastos a la cabeza, de moquear –cada uno por su lado- pensando en que todo ha terminado… Hoy venimos a hablaros de cine: da igual en qué estado de vuestra relación de pareja estéis, siempre hay una peli en la que veros reflejados. Así que dejad lo que tengáis entre manos (ejem…) y poned el DVD. Dentro vídeo.

Hay tensión sexual… pero aún no ha pasado nada. ¿Acaso no es bonito? Estáis en ese momento en el que vais a quedar por primera (o segunda vez, dependiendo de lo lentitos o rápidos que seáis) y vais a ver una peli. Todo bien, salvo por la tensión sexual que quizá estéis padeciendo en vuestras carnes. Poneos Lost in Translation, que ya veréis cómo viven su breve encuentro Bill Murray y Scarlett Johansson, una ¿pareja? que, pese a lo que pudiera ser, podría llegar a funcionar.

pareja2

Estáis enganchados. Encoñados, pillados, whatever… Salís de la cama lo justito: para llegar a la nevera, para beber agua o para abrir la puerta al pizzero. Es el momento i-de-al para ver 9 Songs, una peli cortita, pero muy jugosa en la que asistimos al enganche de una pareja al ritmo de nueve canciones. Todo pasa muy rápido, quema mucho y deja huella.

Os visteis dos veces. Y YA. Habéis vivido una de esas historias que duran un vídeo de un youtuber. Pero ha sido la leche, ¿no? De hecho, tenéis esa visión distorsionada de vuestro rollete de dos noches de pasión en plan “de esto se podría hacer una peli”. Bueno, pues ahora vete a casa y ponte Buscando un beso a medianoche. Ya verás como acabas llamando a tus colegas para tomar unas cerves mientras cantáis baladas heavys a voz en grito.

Ya sois pareja, ¡felicidades! ¿Ha caído ya el primer “te quiero”? ¿Y ha sido recíproco? Felicidades, estáis en una relación. Sois novios, aunque te refieras a el/ella como “mi chico/a”: bonito eufemismo. Estáis in the mood total para ver Love Actually, esa peli que celebra el amor a lo grande, con declaración con cartelitos incluida del tío que ahora es el prota de The Walking Dead. Esperemos que no acabéis como él, matando zombis. Y tal.

Ya lleváis un año, ¿cómo va la cosa? Doce meses dan para mucho. Nunca sospechaste que esa chica maravillosa pudiera llegar a ser la paranoica de las manchas de zumo en la encimera o que hubiera una ley no escrita que impidiera dirigirse a ella antes de las 10 de la mañana los fines de semana. Estáis en el momento ideal para ver Todo es mentira, y comprobar que no estáis solos y que incluso Coque Malla y Penélope Cruz acaban discutiendo por un quítame-allá-esos-platos-sin-fregar.

Y, de repente, ¡la infidelidad! Huy. Igual no estaba previsto, pero algo ha ocurrido. Puede haber sido un magreo en un viaje de trabajo, una noche loca con polvo en hotel o una fantasía hecha realidad con alguien de la oficina. Quizá sea el momento de expiar tus pecados viendo cómo reaccionaría tu pareja ante un caso similar. Ponte, Closer, que además da morbillo.

Habéis tenido hijos y… aparecen las fantasías. Con la vecina de al lado, sin ir más lejos. O con esa madre del colegio con la que coincides en el parque. No es que no estés contento con tu vida (lo estás, lo estás), pero, a veces, ronda por tu cabeza la idea de hacer el amor salvajemente con alguien del que no sabes absolutamente nada (ni falta que hace, claro). En Juegos Secretos, a Kate Winslet y Patrick Wilson les da fuerte y, tanto si estás dispuesto a dar el paso cómo si no, te puedes hacer una idea de lo que ocurriría.

Es el momento de recuperar la pasión. Tienes una caja de preservativos que está a punto de ser gran reserva y el curro y los hijos se han pasado por delante tu vida sexual. Es la hora de un poco de cine subidito de tono. “Mamá, ¿te puedes quedar con los niños este finde?, es que nos hemos bajado una peli que se llama Nymphomaniac y queremos echarle un ojo”.

Lleváis mil años juntos y todo pinta bien. ¡Felicidades, en este mundo cruel en el que todo es tan efímero, habéis conseguido tener una relación “de éxito”. No so torturéis, podéis empezar a pensar con la idea (un poco malrollera, quizá) de una vejez juntos. Veeenga, os lo habéis ganado. El diario de Noah es la peli que tenéis que compartir, titanes del amor.

Os habéis separado… oh. Se os acabó el amor de tanto usarlo. Llega la inevitable resaca. Vale, esta la podéis ver por separado e intercambiar unos whatsapps dolientes si os veis con fuerza en plan “ahhhh, fue bonito, ¿no?”. La peli es ¡Olvídate de mi!, donde Jim Carrey y Kate Winslet (sí, ella otra vez) intentan borrar todas las huellas de una relación de amor, con sus subidones y sus bajones. Quién sabe, a lo mejor hay una segunda oportunidad esperando tras los títulos de crédito…

Click aquí para cancelar la respuesta.