Dime cómo os besáis y te diré cómo está vuestra relación

El modo en que expresamos los sentimientos hacia nuestra pareja va evolucionando a lo largo de la relación, y no necesariamente a peor: seguro que conoces el típico matrimonio de toda la vida que se muestra ante el mundo como la viva materialización del amor.

Nuestros besos hablan del momento que vivimos. Una manera fácil de medir el estado de la relación es observar el modo en que ambos se saludan después de unas horas sin verse. Estos son los tipos reencuentro más comunes:

Pasión desmedida
Puede que hayan pasado solo unas horas desde que os despedisteis, pero por la forma de reencontraros cualquiera diría que lleváis meses separados. Los labios y la lengua se mueven a un ritmo espontáneo, acelerado y ansioso. Es un comportamiento común al principio, durante ese periodo de encoñamiento que desearíamos que durara para siempre. Si llevas más de dos años saliendo con él/ella y vuestros besos siguen siendo tan apasionados que parecen pedir cama, sois una excepción. Es posible que vuestro entorno os tache de “empalagosos” y os anime a buscaros un hotel cada vez que montáis la escenita en público, pero… ¡Qué bonito es sentirse así! ¿O no?

Labios intercalados y cruce de miradas
Este tipo de beso es el reflejo de la fusión entre amor y complicidad. Se corresponde con un momento de salud de la relación. Vuestro beso de reencuentro es algo más pausado y su ritmo permite el reconocimiento detenido de la persona que tenéis en frente. La mirada, de ternura o felicidad correspondida, toma casi mayor protagonismo que el propio beso.

Couple of Lovers - First moments in the love Story

Beso en el cuello o en la oreja
Existen deseo y ganas. Vuestros besos han evolucionado hacia una nueva expresión de cariño. No habéis perdido las ganas de acostaros pese a que las obligaciones del día a día apenas dejan tiempo para la dedicación expresa al otro. Es probable que ese gesto y similares se repitan en varios momentos cuando estáis juntos y son compatibles con otro tipo de beso.

Piquito
Puede que os tengáis muy vistos, pero cada vez que volvéis a encontraros vuestros labios se buscan. Es un beso breve, poco espectacular, pero nunca falta. Suelen ser el reflejo de una relación madura, tal vez de muchos años, donde la costumbre convierte en prescindible mayor detenimiento. Si es el saludo de dos personas que llevan poco tiempo saliendo, puede delatar despreocupación. En el caso de las parejas de toda la vida, transmite más bien costumbre, y no tiene por qué significar la proximidad de una crisis ni del final de la relación.

Besos bisiestos
No nos referimos a los que se dan de cuatro en cuatro, sino a los que tienen lugar cada cuatro años. Si habéis abandonado la buena costumbre de saludaros con cualquier gesto de cariño, puede que os toque revisar el estado de vuestra relación. La pareja no solo se cuida evitando discusiones o conflictos, también es necesario tener ganas de demostrar al otro que deseamos que siga siendo protagonista de nuestra vida.

Click aquí para cancelar la respuesta.