Diez señales de que tu relación va a ser duradera

Lo creas o no, existen una serie de señales que indican que lo vuestro no solo va viento en popa sino que además, durará. La garantía, aunque esto no es un electrodoméstico, de que la cosa va para largo pasa por varias cosas que sucedan en la pareja. ¿Quieres saber cuáles son? Pues echa un vistazo:

El respeto hacia el otro, un pilar básico: ni tenéis los mismos gustos (no, no hay por qué coincidir un 100%, de hecho es muy sano no ser un clon del otro), ni los mismos amigos pero prima una cosa entre los dos, el respeto. El uno y el otro respetáis al máximo la forma de ser del otro y su forma d entender la vida. La independencia es una de las bases de la estabilidad personal y saber que puedes ser tú, sin renunciar a tu esencia, te hace sentirte muy bien al lado de tu pareja.

Sois emocionalmente estables: lo de menos es como haya sido vuestro pasado emocional. Ahora los dos tenéis claro el tipo de relación que queréis y la implicación con el otro.

Confianza y sinceridad: no hay temor a expresar deseos, anhelos e incluso, cosas que no os gustan. No os reserváis algo que os desagrada del otro sino que se lo comunicáis, de la forma más empática y delicada posible. Esto no quiere decir que no haya broncas, que las hay, pero asentadas en un clima de confianza.

Siempre aprendéis el uno del otro: la atracción intelectual está presente y eso os motiva a ambos.

Sois agradecidos: cuando el otro tiene detalles, cuando os hace algún favor inesperado, siempre sabéis agradecerlo y reconocérselo.

Hay complicidad: ¿te suena eso de que no hacen falta palabras, verdad? Pues a menudo os acontece. Basta una mirada o una sonrisa para saber qué está pensando el otro.

Romantic loving couple having date in a cafe

El sexo os satisface a los dos: puede que no haya la pasión de los primeros años, pero el sexo sigue siendo igual de bueno o incluso, mejor, porque habéis ganado en complicidad, en comunicación y os conocéis a la perfección. Eso no está reñido para que a veces experimentéis, pero siempre partiendo del consenso.

– La risa, el gran remedio: nunca hay que perder la perspectiva del humor y aunque con esto no decimos que sois unos frívolos, sí podemos afirmar que intentáis quitar hierro a los asuntos más espinosos, aunque tengan que ver con la familia del otro. Y ya sabes, el humor es también un gran afrodisíaco, que sirve para acercaros aún más.

Contacto físico: y lo hemos diferenciado de sexo porque aunque está relacionado, nos referimos a un punto diferente. Os mimáis en cuanto podéis, caricias, besos, sois afectivos el uno con el otro. Ya sabes lo que dice la sabiduría popular: el roce hace el cariño, así que abusa de él.

Apoyo: aunque no compartáis la misma visión de un proyecto o las ideas sean diferentes, le hacéis saber al otro que puede contar con vuestro apoyo incondicional. Y eso gusta y además, ata.

Click aquí para cancelar la respuesta.