Diez señales de que estás saliendo con una persona tóxica

¿Intentas convencerte de que tu relación “no va tan mal”, y para ello recurres a ese dicho que asegura que “quien bien te quiere te hará llorar”? Pues te haces un flaco favor.
Comprueba si te identificas con varias de estas señales que delatan a una pareja tóxica.

1. Tiene controlada tu agenda
Te pregunta permanentemente por tus horarios y no hay un solo movimeinto que vayas a hacer y no conozca. Desde hace algún tiempo, rechazas planes que te apetecen, con amigos, familia o compañeros de trabajo, a no ser que puedas ir acompañad@. Casualmente, esos días siempre surge un evento al que considera imprescindible que asistas con él/ella.

2. Ha hecho caer en picado tu autoestima
Te sientes menos capaz de alcanzar metas personales y de obtener ascensos laborales. De hecho, cada vez que cuentas a tu pareja que has obtenido un reconocimiento de cualquier tipo, ésta le quita valor y procura transmitirte que “tampoco es para tanto”. Como complemento, intenta hacerte ver que nada de lo que tienes sería posible si no llega a estar a tu lado.

3. Cuidas tu aspecto mucho menos
Hasta hace algún tiempo te encantaba cuidarte, te arreglabas para salir y te gustaba sentirte atractiv@. Desde que estáis juntos, todo eso ha dejado de ser importante. Incluso te sientes un poco culpable si despiertas piropos con tu aspecto: “¿Para qué necesitas estar tan guap@? ¿Es que pretendes ligarte a alguien?”. Es más: si te acicalas más de la cuenta, tu pareja aprovecha para lanzar este comentario a modo de broma: “Para nuestras citas no te vistes así”.

4. Mides mucho más tus palabras
Tienes la sensación de que cualquier argumento que se salga de la línea será juzgado y cuestionado. Has perdido la espontaneidad y frescura con la que te sentías a gusto y libre.

Relationship difficulties

5. Eres culpable de todos sus males
Te recuerda permanentemente los errores que cometiste en el pasado y puede llegar a convertirte en el motivo de casi todos los problemas que le acechan. Terminas cediendo en casi todas las discusiones, porque sería capaz de dejar de hablarte durante semanas.

6. Te hace regalos cada vez que la caga
Las discusiones son cada vez más habituales y muchas terminan en lágrimas. Pocas horas después, tu pareja te pide perdón e incluso intenta compensar el dolor con pequeños regalos y buenas palabras. Cada vez que lo hace, intentas convencerte de que estas situaciones dejarán de existir; que su actitud cambiará y la relación volverá a funcionar: “¡Es un encanto!” (durante los 10 minutos que le dura el arrepentimiento).

7. Intentas justificarle continuamente
Te repites que el amor está por encima de todo, que el malestar que sientes es provocado por una situación coyuntural y que no hay nadie que te quiera más que esa persona. Ya lo dice el dicho: “Quien bien te quiere, te hará llorar”.

8. Tu entorno duda que esa persona te haga bien
Te molesta que tu entorno dude de que estás bien. Tu familia y amigos te preguntan con frecuencia si la relación te hace feliz y niegas haber modificado tu comportamiento desde que estás con él/ella. De hecho, comienzas a evitarles: cuanto menos coincidan con los dos, menos hablarán.

9. Echas de menos momentos a solas
Aunque te cuesta admitirlo, disfrutas de tus momentos en soledad. Cada vez que tienes un rato para ti, te sientes en paz y desearías que durasen horas.

10. Te compara con su ex
Sientes que nunca estarás a la altura de aquella pareja que tuvo y que, de acuerdo a su discurso reiterativo, te superaba en belleza, habilidades y sentimientos. Si te sientes identificado con esto, tal vez debas cuidar un poco más tu amor propio.

Click aquí para cancelar la respuesta.